Donald Trump asegura en toma de posesión: “Dios nos protegerá”

El presidente de Estados Unidos promete acabar con el terrorismo islámico

  • Sociedad    
  • 23 ene 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- Durante su discurso inaugural, el viernes (20), el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump hizo una serie de promesas. La mayoría de ellas sólo se hacen eco de lo que había dicho durante toda su campaña.

Sin embargo, llama la atención sobre el “mensaje” que envió al mundo. Un cambio radical parece avecinar. Barack Obama, a pesar de haber ganado el Premio Nobel de la Paz en 2009, estableció un récord lamentable: pasó todos los días de sus dos mandatos en guerra.

El mismo Franklin Roosevelt, presidente de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, pasó tanto tiempo con las tropas de su país en combate activo, al igual que el antecesor de Trump.

Eliot Cohen, profesor de historia militar en la Universidad Johns Hopkins, señala que Obama asumió el cargo con dos guerras en curso: Afganistán e Irak. “Pero él lanzó la tercera guerra de Irak (contra el Estado islámico), se mantuvo en Afganistán, expandió una campaña de orientación a los terroristas y apoyó a la iniciativa europea para derrocar a Khadafi en Libia”, dice el investigador.

Trump dijo que, en su gobierno, los Estados Unidos no va a “imponer su estilo de vida a cualquier persona, pero vamos a dar un ejemplo para todos los que nos siguen”.

Enseguida sin dar muchos detalles, aseguró: “Erradicar por completo el terrorismo islámico radical de la faz de la Tierra”.

Dio a entender que pretende retirar todas las tropas de Estados Unidos del Medio Oriente, algo que se había especulado durante meses.

El citó las Escrituras y dijo: “La Biblia nos dice lo bueno y agradable cuando que el pueblo de Dios vive junto, en unidad”. Luego afirmó: “No debemos tener miedo. Siempre vamos a estar protegidos [por las fuerzas de la ley y militares] y lo más importante, estaremos protegidos por Dios”.

Concluyó pidiendo que Dios bendiga a los Estados Unidos y a “todos”. La invocación del nombre de Dios fue una constante en la ceremonia durante la toma de posesión de Trump. En total, cuatro pastores, un obispo católico y un rabino oraron y pidieron la bendición para el presidente y el país.