nav
Martes 27 de Junio de 2017

Pareja desiste aborto y ve un milagro en su bebé

La pequeña Finley sobrevivió después de que sus padres, Jason y Summer desistieran abortar en medio del proceso y buscar la revocación del aborto. Los médicos consideran el caso un milagro.

  • Sociedad    
  • 17 feb 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- La joven Summer acababa de terminar la escuela secundaria y tenía una pasión por las competencias de rodeo cuando conoció al hombre que ahora es su marido, Jason. Los padres de Summer esperaban que ella fuera a la universidad y Jason estaba planeando su graduación en un mayor nivel de educación. Pero cuando los dos se encontraron y comenzaron a salir, el padre de Summer no estaba de acuerdo con la relación debido a la diferencia de edad entre los dos.

Cuando quedó embarazada, ella creía que la llegada de un bebé haría que su relación con sus padres fuera más problemática.

En una ocasión cuando regresaba a casa después de sus actuaciones en los eventos de rodeo, Summer se hizo de inmediato dos pruebas de embarazo. Ambos eran positivos y ella comenzó a entrar en pánico.

“¿Cómo voy a ser capaz de participar en los rodeos ahora? ¿Qué pensará la gente de mí? ¡Mis padres me van a matar! No estoy lista para ser madre todavía”, dijo en el momento en que descubrió su embarazo.

Pero a pesar de sus temores, ella decidió sorprender a Jason con una prueba de embarazo envuelta en papel de regalo. La primera reacción del joven era alegría, pero esto pronto se disipó cuando pensó en el padre de Summer y cómo reaccionaría.

Queriendo ellos buscar una solución visitaron una clínica de ‘Planned Parenthood’ bien conocida por la realización de procedimientos de aborto en los EE.UU.

“Cuando abrimos las puertas, había una larga fila de mujeres de todas las edades allí”, dijo Summer. “Había una atmósfera de dolor, pero interpretó que todo estaba normal. Luego tomamos un número y nos sentamos a esperar”.

Cuando llamaron a Summer, el personal de la clínica no permitió que Jason entrase, ella tenía siete semanas de embarazo. Fue entonces que ambos no estaban preparados para ser padres y que la mejor opción era el aborto.

“En mi corazón, yo sabía que estaba mal”, dijo Summer. “No quiero hacerlo, pero pensé que no tenía otra opción. El médico entró y de inmediato comenzó a mostrarme las pastillas que tenía que tomar para que el aborto fuera un éxito y así evitar la necesidad de un procedimiento quirúrgico en el futuro. Me hizo cada vez más vacilante, preguntándome si estaba haciendo lo correcto. Pero finalmente me convenció de que “no había otra opción.” Entonces en silencio sacudí la cabeza para escuchar las instrucciones”, publica Life Site News.

La primera píldora comenzaría a romper la placenta, cortándole el suministro de nutrientes al bebé. Se tarda más de dos comprimidos al día siguiente, ella debía esperar un sangrado abundante y la posibilidad de ver a su bebé incluso expulsándolo.

Después de tomar la primera píldora, Summer se puso inmediatamente triste. Ella y Jason discutieron mientras iban en su carro a casa.

“Tratamos de hacer todo lo posible para deshacernos de la culpa de lo que habías cometido, pero la angustia y el arrepentimiento era abrumador, tuvimos que salir de la carretera y detener el carro”, explicó. “Nosotros sabíamos que habíamos hecho el error más grande de nuestras vidas”.

Arrepentimiento

Jason llamó a ‘Planned Parenthood’ para preguntar si había algo que podía hacer para detener el aborto, pero la clínica le dijo que era demasiado tarde y que si Summer no continuaba con el proceso de aborto, el bebé podría nacer con graves problemas (malformaciones).

Al día siguiente, el arrepentimiento y el dolor se hizo aún más fuerte para Summer. Ella empezó a sentir calambres y dolor severo. Ella no quería tomar la segunda píldora. Jason estaba tan perturbado que incluso pensó en el suicidio.

“Clamamos a Dios por perdón y sanidad”, dijo Summer. “Pedimos a él una segunda oportunidad, si podíamos hacer que todo volviese atrás”.

Jason encontró un consejero en línea que le habló sobre el aborto, allí le contó su historia, y este le dijo que todavía había esperanza. El consejero dijo que no era demasiado tarde porque Summer no se había tomado la segunda píldora. Ellos podrían salvar a su bebé. El consejero les dio el nombre de una mujer que podía conseguir que un médico pudiera  llevar a cabo una inversión de aborto. La pareja estaba encantada.

Summer tomó un nuevo medicamento para contrarrestar el aborto y “cuando el médico me hizo el ultrasonido me gritó: ‘¡Tu bebé está vivo! ¿Puede usted ver el latido del corazón, Dios debe estar susurrándole a su bebé para que se mueva, porque nunca vi a un bebé de 9 semanas de edad tan activo! Jason y yo estallamos en lágrimas de alegría y alivio”, dijo Summer.

El padre de Summer estaba enojado inicialmente con el embarazo, pero pronto se acercó a la pareja y la apoyó. Él dijo que se alegró porque Summer eligió no abortar.

Poco después de decirle a sus padres, Jason y Summer se comprometieron. Poco después, la pareja descubrió que tendrían una niña y le dieron el nombre de Finley.

La pequeña Finley nació el 5 de enero, completamente sana. La bebé no sólo simplemente trajo más alegría, sino que fue importante para la conciliación familiar.