nav
Jueves 27 de Abril de 2017

Policía militar ora por “paz” en Estado Espíritu Santo, Brasil

El video muestra a la policía de rodillas en una reunión con el noveno Batallón.

  • Sociedad    
  • 17 feb 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

ESPÍRITU SANTO, BRASIL. – En los últimos cinco días, debido a la huelga de la policía militar, el caos se hizo cargo de las calles del Espíritu Santo. Sólo en Gran Victoria, el número de muertes violentas se elevó a 95 confirmó el presidente de del Sindicato de la Policía Civil del Espíritu Santo, Jorge Leal.

Con la situación fuera de control, las Fuerzas Armadas y los agentes de las Fuerzas Armadas y la Fuerza Nacional de Seguridad están en las ciudades de este Estado para reemplazar a la policía militar.

Sin embargo, la situación no se ha normalizado.

Entre las decenas de videos que muestran escenas de horror en las calles, saqueos, robos y homicidios, pero uno de los videos llamó la atención. Un grupo de pastores se reunió con el 9º Batallón de la Policía Militar en Cachoeiro, para hacer oraciones por la policía militar. De rodillas, unos 20 hombres y mujeres, intercedieron con los pastores, pidiendo a Dios por la “paz” y para que bendijera el Estado.

El mismo grupo de pastores evangélicos ya se había reunido en la mañana a un lado del Ayuntamiento Municipal de Cachoeiro, Jeronimo Monteiro Square, donde hicieron oraciones por la Ciudad y por el Estado, informó Folha del Espíritu Santo.

Si bien han sido retomadas las actividades cotidianas, la huelga aún persiste, pues solo se han reincorporado al servicio 870 policías, lo que representa un diez por ciento del total del gremio.

El Gobierno del estado brasileño Espíritu Santo anunció un procedimiento para el posible despido de 161 policías militares que participaron en una huelga que desencadenó en una inusual ola de violencia.

Los agentes “probablemente serán expulsados” de la corporación, después del inicio de la investigación decretada en el Diario Oficial. “El Gobierno está queriendo dar un ejemplo”, resaltó Leal.

Los familiares de los agentes tomaron la iniciativa de las protestas y bloquearon durante más de una semana las entradas de los cuarteles para impedir la salida de los policías, que en Brasil tienen estatus militar y están prohibidos constitucionalmente de realizar huelga.