nav
Sábado 21 de Octubre de 2017

Coreógrafo evangélico inventa el baile “zumba góspel”

“Es una clase de baile como cualquier otro, la diferencia es que es agregado el principio”, dice John Bassi.

  • Sociedad    
  • 3 abr 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

Nínro Ruíz Peña

BRASIL.- Un coreógrafo evangélico está dando de que hablar en Brasil tras inventar el “zumba góspel”. La página de humor Irmã Zuleide compartió en Facebook una escena antigua del programa brasileño “De Bem com a Vida”, el baile de un modo similar pero enfocado a la música cristiana.

El video ya ha sido visto más de dos millones de veces y se vuelto viral e incluso recibió el apodo de “zumba góspel” A pesar de que el video ha sido visto como una broma, muestra el Zoe Dance, un formulario rítmico creado por John Bassi, un profesor de educación física y coreógrafo con experiencia en el campo desde 1997 y quien dice ser un obispo evangélico, según publica UOL.

Antes de la vida religiosa, John fue coreógrafo del grupo Axé Blond. En 2001, él y su esposa, Carol Bassi, que es bailarina clásica, se convirtieron al cristianismo a finales de 2014 y justos crearon Zoe Dance, una clase de ritmos reformulados.

“Zoe significa la vida de Dios en griego. Y la lección es esta búsqueda de los principios de Dios. En la clase, hablamos de cómo la vida de Dios es abundante. Básicamente, se trata de una clase de baile como cualquier otro, la diferencia es que agregada a los principios”, explicó John.

En una entrevista con UOL, Bassi, dijo que la diferencia de Zoe es que no es para hacer movimientos vulgares para bailar. “¿Se puede bailar el funk sin denigrar el cuerpo? ¡Sí! Hacemos todo esto en clase. Esta es nuestra especialidad. Poner los principios cristianos en el baile”, dijo.

Según John, la clase abarca cualquier edad, independientemente de su religión, y lo mejor es que los participantes sólo escuchan cosas buenas. “Tengo tres hijos. Sé que puedo llevarlos a clases que no tienen ninguna música o coreografía que traerá algún tipo de vergüenza. Zoe es para todos, desde niños hasta ancianos y no tiene nada que ver con la religión, pero sí con la vida de Dios”, dijo.

Para el obispo el punto de Zoe y su fama interesante es que un creyente puede bailar con seguridad. “Nos sentimos muy bien con que el proyecto se conozca. La idea es quitar el estigma de que el creyente no baila”, informó.

Otro punto positivo de vista de John, es que las canciones reproducidas en Zoe siempre tienen un mensaje de alegría en la vida, y sólo hablan de las cosas buenas. “El mensaje es siempre bueno, la alegría y la paz”. Hoy en día, más de 400 profesores son capaces de enseñar Zoe Dance en Brasil.