nav
Miércoles 22 de Noviembre de 2017

Protestan contra discoteca que se burló de la Pasión de Cristo

Ocurrió en una sesión para jóvenes a partir de 16 años: imitaron una procesión y un hombre disfrazado de Jesucristo bailó con una cruz.

  • Sociedad    
  • 17 abr 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

BARCELONA, ESPAÑA.- “Fridays at heaven”, o “Viernes en el cielo”: ese es el nombre que dio a la sesión light del viernes 7 de abril la discoteca Teatre Sant Cugat-Night Scene, en la localidad barcelona de Sant Cugat del Vallès.

La idea era ambientar en la Semana Santa esa fiesta, dirigida a un público joven a partir de 16 años. Según El Confidencial Autonómico, acabó originándose una fuerte polémica entre algunos asistentes y personas que se dieron cuenta de lo ocurrido.

La discoteca decoró el interior como si fuera una iglesia, con una fachada de piedra, vidrieras, cuadros… En un momento dado, comenzó por la pista una “procesión”: soldados romanos, nazarenos con sus caperuzas, cirios encendidos, y sobre todo, un hombre con zancos disfrazado de Jesucristo, con túnica blanca, corona de espinas y cargando una gran cruz.

Tras circular por la pista con música similar a la sacra, el actor que hacía de Jesucristo comenzó a bailar al ritmo de una música mucho más marchosa y moderna, siempre abrazado a la cruz. Algunos de los presentes se escandalizaron al ver cómo el “Jesucristo” bailaba reggaeton, e incluso, según sus palabras, “hacía petting” con la cruz.

Algunos de los asistentes que se sintieron ofendidos emprendieron el mismo sábado 8 de abril una campaña de recogida de firmas en Change.org para denunciar los hechos y pedir que no se repitiera esa segunda noche: “Lo que ha sucedido es una burla hacia la religión cristiana, hacia sus creyentes y a lo que realmente significa la celebración de Semana Santa. Pero es más que una ofensa religiosa. Es cuestión de respeto hacia un grupo de gente”.

En Sant Cugat y en los alrededores hay un buen número de colegios religiosos, algunos de cuyos alumnos estaban en dicha fiesta.

Tras esa polémica sesión, muchos padres de los menores que estuvieron allí se pusieron en contacto con los responsables de la discoteca Teatre para protestar. Le escribieron mensajes de queja en el perfil de Facebook de la discoteca, pero también le escribieron por escrito por WhatsApp, y les enviaron correos electrónicos, además de llamarlos por teléfono para denunciar el “espectáculo patético y ofensivo”,.

Desde la discoteca Teatre, un portavoz asegura que durante estos días han tratado de responder y disculparse con todos aquellos que se han puesto en contacto con ellos para protestar. Además, asegura que en la fiesta no hubo nadie que se marchara como protesta por representar esa parodia de procesión (incluso destaca que fue una de las fiestas más concurridas de los últimos años), e incluso señala que la persona disfrazada de Jesucristo no bailó reggaeton, sino otro tipo de música.

En todo caso, los responsables de esta discoteca reaccionaron ante la polémica suscitada anulando la segunda sesión de “Fridays at heaven”, ambientada en la Semana Santa, prevista para el sábado 8 de abril. “No era nuestra intención ofender a nadie”, asegura un portavoz, que remarca que no había ningún objetivo de mofarse de nadie ni de la religión católica ni de la Semana Santa.

Fuente: El Confidencial Autonómico