nav
Martes 19 de Septiembre de 2017

Clínica de aborto cierra después que cristiano pasó 15 años orando frente a ella

Para Kelly McGinn, el cierre de la clínica y la reapertura del lugar como un centro médico que concederá atención gratuita a la comunidad es de hecho una prueba del poder de Dios.

  • Sociedad    
  • 9 sep 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

VIRGINIA, EE.UU.- Una clínica aborto en Virginia (EE.UU.) que había cerrado alrededor de dos años, hace poco se abrió de nuevo como una clínica médica gratuita. La clínica conocida como Centro de Salud para Mujeres ‘Amethyst’ era una gran proveedora de abortos, ubicada en la región de Manassas, cerró sus puertas en 2015.

La nueva instalación será llamada “Clínica Médica Madre de la Misericordia” y ofrecerá asistencia médica básica de forma gratuita.

Además de la buena noticia de que la nueva clínica puede dar atención médica a los necesitados, la historia del cierre de Amethyst también se ha considerado un ejemplo de perseverancia y fe.

A lo largo de los años, diversas iglesias de diferentes denominaciones cristianas, participaron en protestas fuera de la clínica. Cuatro campañas llamadas ’40 Días por la Vida fueron realizadas allí, como relató el Arlington Catholic Herald.

“Las madres cargaban a sus bebés mientras oraban, y los jubilados se levantaban temprano para cargar pancartas que decían: ‘Dios te ama y tu hijo’ y ‘La adopción es una elección con la que todos puedan vivir’, describió el periódico sobre las manifestaciones pro en el exterior de la clínica de aborto.

Según la información de la Agencia Católica de Noticias, la propietaria de la clínica de aborto ya consideraba en cerrar el lugar y dejar de trabajar en esa área, pero se sentía insegura en cuanto a su futuro, sobre cómo ella se sostendría y donde su hijo iba a trabajar.

Algunos cristianos y activistas pro-vida acabaron desarrollando una amistad con la dueña de la clínica e intentaron encontrar un empleo para su hijo. Al mismo tiempo que percibían que necesitarían recaudar una gran cantidad de dinero dentro de tres meses para comprar la clínica y garantizar la jubilación de esa médica.

Fue entonces que varios miembros de iglesias locales comenzaron discretamente a difundir la noticia entre sus congregaciones. Una coalición de empresarios locales también se unió a ese grupo y comenzó a recaudar dinero para la compra de la clínica, que llegó a realizar cerca de 1.300 abortos cada año.

Perseverancia y fe

Para Kelly McGinn, el cierre de la clínica y la reapertura del lugar como un centro médico que concederá atención gratuita a la comunidad es de hecho una prueba del poder de Dios.

“Estoy impresionado con el poder de Dios”, dijo Kelly McGinn, una activista que oró fuera de la clínica durante 15 años. “El cierre de esta clínica, sin duda, tiene la acción del Espíritu Santo por todas partes.

“Algunos nos retratan como personas que lesionan los derechos de las mujeres”, dijo. “Pero se trata de almas alcanzando a las mujeres necesitadas, desarrollando una fuente de amistad, ésta no fue una batalla, sino una campaña de amor”.

Después del cierre, los empresarios que recaudaron el dinero para la compra de la clínica buscaron entre los líderes de las iglesias, un direccionamiento sobre cómo sería posible “ofrecer una forma de redención al espacio que ya sirvió con un propósito tan triste y sombrío”

Una vez que se realizó un análisis, se determinó que la comunidad necesitaba una instalación médica gratuita para personas que no tuvieran seguro médico, por lo que el grupo decidió iniciar la Clínica Médica gratuita de la Madre de la Misericordia.

[ Fuente: Faith Wire ]