nav
Jueves 19 de Julio de 2018

Uno de los niños rescatados de la cueva en Tailandia es cristiano

Los padres agradecen a Dios: “Dios es amor y puede todas las cosas”

  • Sociedad    
  • 12 jul 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

TAILANDIA.- El joven Adul Samon, de 14 años, se convirtió en la “cara” del drama envolviendo a los 12 niños y al entrenador de fútbol. Ellos habían quedado atrapados en una cueva en la región de Chang Rai, al norte de Tailandia. Una vez que el primer vídeo fue divulgado, las imágenes corrieron por el mundo donde él aparecía conversando con los buceadores británicos que encontraron al grupo.

Entre el grupo, Samon era el único que hablaba inglés y podía comunicarse con los extranjeros que formaban parte del equipo de rescate. Ahora que todos están a salvo, están surgiendo lentamente detalles sobre sus vidas, pronto a ser contada en una película.

En los días que precedieron su retirada de la cueva, los compañeros de clase de los niños atrapados en la gruta  llegaron hasta el campamento para mostrar su apoyo. Incluso si sus amigos no podían oírlos, cantaban : “Cree en Dios. Sólo la fe puede mover las montañas”, un himno basado en Mateo 17. Otros hacían oraciones.

Etnia cristiana

Adul Samon nació en Wa, región habitada por una etnia que se extiende por el norte de Myanmar y el sur de China.

Hasta la década pasada, tenían relativa autonomía política. Pero la ola de persecución religiosa ha hecho que miles de personas de la etnia huyan a los países vecinos. La mayoría de los wa son cristianos.

Según la agencia AFP, los padres de Samon consiguieron enviar al niño a los 7 años para estudiar en el norte de Tailandia, donde fue acogido por una iglesia cristiana. La escuela en la que estudia es parte de un proyecto misionero en el país donde cerca del 95% de la población es budista.

Los padres del niño agradecen a Dios

Los padres del niño, que están en Minamar, publicaron un vídeo agradeciendo a Dios por el rescate. Su hijo es patrocinado por Compassion, una institución de caridad cristiana que cuida a los niños necesitados.

En el material divulgado por Compassion, los padres de Adul afirman: “Estamos muy contentos de saber que nuestro hijo está fuera de la cueva. Es el amor que Dios da a nuestra familia. Dios es amor y puede todas las cosas”.

Ewan McGregor, un misionero británico que vive en Chiang Rai, dijo la revista Premier que muchos en el país ven la liberación del equipo de fútbol como “un milagro” y que las personas se sienten revividas y animadas.

“Mi oración es que ellos puedan volver a la vida normal. Creo que siempre serán reconocidos en toda Tailandia. Yo oro para que Dios use sus testimonios … para tocar la nación de Tailandia.

[ Fuente: Premier ]