nav
Miércoles 22 de Noviembre de 2017

Papa Benedicto XVI dice que el cambio climático es un asunto de moral

El Papa denunció el fracaso de los líderes mundiales para acordar un nuevo tratado contra el cambio climático, afirmando que la paz mundial depende de salvaguardar responsablemente la creación de Dios.

  • Cultura    
  • 12 ene 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

Benedicto XVI emitió la advertencia en un discurso ante embajadores acreditados ante el Vaticano, una reunión anual en la que el pontífice reflexiona sobre asuntos que el Vaticano, una reunión anual en la que el pontífice reflexiona sobre asuntos que el Vaticano quiere subrayar ante las autoridades diplomáticas.
Benedicto XVI ha sido calificado como el “papa verde” por sus llamados para hacer conciencia sobre la necesidad de proteger el medioambiente.

Durante su papado, el Vaticano ha instalado celdas solares para proveer de electricidad a su auditorio principal y se unió a un proyecto de reforestación destinado a reducir las emisiones de carbono de la capital de la iglesia católica.

El Papa ha dicho que se trata de un asunto de moral, pues las enseñanzas de la iglesia sostienen que el hombre debe respetar la creación de Dios porque ella está destinada a beneficiar a la humanidad en el futuro.
En su mensaje el pontífice criticó la “resistencia económica y política” que hubo entre líderes mundiales para combatir la degradación ambiental y trazar un nuevo tratado durante las negociaciones del mes pasado en Copenhague, pero dijo que esperaba que las próximas negociaciones produzcan más frutos.

Benedicto XVI agregó que el asunto es crítico para las naciones isleñas y los lugares como África, donde la lucha por los recursos conduce a guerras. El pontífice llamó a un “re-encausamiento” de los esfuerzos agrícolas en Afganistán y América Latina para luchar contra el tráfico de drogas.

“¡Para cultivar la paz, uno debe proteger la creación!”, afirmó.
Las autoridades de 193 países se reunieron en la cumbre de Copenhague, que terminó el 19 de diciembre sin que se pudiera crear un tratado que sustituya al Protocolo de Kioto de 1997. En cambio se creó un acuerdo sin obligaciones legales que incluyó pocas medidas concretas para combatir el cambio climático.