Egipcios creen que demonios son causantes de los incendios en residencias

Mena Safour en Egipto trata de luchar contra los malos espíritus con la oración y la lectura del Corán.

  • Cultura    
  • 3 feb 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

La ciudad de Mena Safour está en alerta. En los últimos días, más de 20 incendios ocurrieron en viviendas, causando una gran destrucción.

La serie de eventos no tiene una causa, aparentemente, pero los residentes están asustados. Muchos tienen miedo a permanecer en el interior, por temor a otro ataque. Para ellos los responsables son los “djinns” – genios –, criaturas sobrenaturales, que son llamados “espíritus malignos”.

La policía está investigando el caso, pero sin resultados todavía. Los bomberos están atentos para responder lo más rápidamente posible. El pánico ha tomado el control del lugar, ya que hay informes de que los extintores no son capaces de extinguir las llamas.

El-Saed Shabana, a quien se le incendió una casa, relató su experiencia a la BBC. Él dice que las llamas comenzaron sin razón aparente y se extendió rápidamente. En unos 10 minutos se quemó todo su apartamento. Incluso utilizando agua y un extintor de fuego, para controlar el incendio no pudo porque las llamas no cedieron. Para él, es algo espiritual.

Shabana explica que los residentes de Mena Safour han estado clamando a Alá por protección, pero que la ciudad está siendo atacada por los espíritus.

“El pánico se hizo cargo… Los niños tienen miedo, no van a la escuela… Nadie sabe quién será el siguiente en ser lastimado”, se lamenta.

Aunque algunas autoridades religiosas afirman que hay un montón de supersticiones involucradas, no hay pruebas de cómo iniciaron los incendios. Con mayoría musulmana, las mezquitas de la ciudad desde las torres transmiten oraciones y recitaciones del Corán.

Según la tradición islámica, se crearon los ‘genios’ antes de Adán. Después Alá creó al hombre, estos “genios” se negaron a obedecer y fueron expulsados del paraíso a la Tierra y se convirtieron en seres perversos.

Original