Cristianos claman por la intervención de Dios en Venezuela

Iglesias en la capital, Caracas, organizaron recientemente una caminata de oración. Miles de personas acudieron a las principales calles de la ciudad clamando a Dios para alivie su miseria.

  • Economía    
  • 31 may 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

VENEZUELA. – Los cristianos están pidiendo a gritos misericordia para Venezuela, ellos están implorando a Dios que intervenga y ponga su nación de nuevo en pie que está en medio del caos y la confusión tras la declaración del estado de emergencia por el líder socialista, el presidente Nicolás Maduro.

Los críticos están culpando de la crisis económica a Maduro que se encuentra bajo presión por aprobar un referendo que podría muy probablemente retirarlo de su cargo.

Los venezolanos siempre han estado experimentando una escasez de alimentos, agua e inflación, a pesar de ser el quinto país, exportador de petróleo en el mundo.

La situación ha empeorado en las últimas semanas con el gobierno que ha tomado una medida desesperada tras otra. Para ahorrar energía, el gobierno cerró muchas de sus oficinas según publica, el New York Times.

Los tribunales y otras oficinas gubernamentales están cerradas la mayor parte de los días. El gobierno incluso convirtió una oficina pública de abogados en un banco de alimentos para los empleados públicos, afirma el New York Times.

La electricidad y el agua están siendo racionadas, y grandes áreas del país han pasado meses con poco.

El sistema de atención de la salud también se ha derrumbado, los hospitales carecen de medicamentos y equipos básicos, de acuerdo con CBN News.

Muchos venezolanos están abandonando el país en busca de una vida mejor en Estados Unidos. Muchos de los que ha que se han quedado están pidiendo a Dios: Misericordia.

Iglesias en la capital, Caracas, organizaron recientemente una caminata de oración. Miles de personas acudieron a las principales calles de la ciudad clamando a Dios para alivie su miseria.

Bajo el lema “Oro por mi país”, decenas de cristianos marcharon y oraron por la unidad de la iglesia, para que Dios intervenga y finalmente ponga fin a la situación de su país.

“Tenemos que volver a Dios, clamar al Señor y pedirle que intervenga”, dijo el pastor Jaime Pérez.

“Nos motiva más que nunca orar por Venezuela, porque la situación es muy crítica”, dice el pastor Enrique Soto, de la Iglesia Maranatha. “Sólo la oración y la unidad del cuerpo de Cristo harán que el país mejore”.

La creciente crisis económica de Venezuela está siendo impulsada por los bajos precios del petróleo, el principal producto de exportación del país; una sequía ha paralizado la capacidad del país para generar energía hidroeléctrica; y un largo declive en la fabricación y la producción agrícola, de acuerdo con New York Times.

El gobierno de Venezuela dice que los problemas son el resultado de una “guerra económica” que se libra por élites que están acaparando los suministros, así como los esfuerzos del gobierno estadounidense para desestabilizar el país.

Pero la mayoría de los economistas coinciden en que Venezuela está sufriendo desde hace años, mala gestión económica, incluyendo la excesiva dependencia del control de los precios del petróleo y que llevaron a muchas empresas a dejar de hacer productos.

La mayoría de los venezolanos parece que se han resignado: “Está en las manos de Dios”, dice Luis Ríos, residente en Caracas, haciéndose eco de una frase común que oyó en el campo.