nav
Miércoles 20 de Septiembre de 2017

John MacArthur: “Dios odia el divorcio, no podemos editar a Dios”

“Yo aborrezco el divorcio. Y esa es la línea de fondo. Dios lo odia porque, es una violación de la carne”,MacArthur.

  • Familia    
  • 21 may 2012   

¿Qué sientes con esta noticia?

Los pastores no deben tener miedo de ofender a sus seguidores con el mensaje de que Dios odia el divorcio a pesar que en las iglesias a menudo se refleja la misma tasa alarmante de divorcio al igual que en la población en general, dijo el teólogo y pastor John MacArthur.

“Tenemos una responsabilidad como pastores, y es enseñar la palabra de Dios. No tenemos una alternativa. No se puede editar Dios. Eso es lo peor que se puede hacer”, dijo MacArthur durante una reciente emisión diaria en Family Daly.

“Hemos sido llamados a este ministerio con el propósito de dar a conocer a nuestra generación la verdad de la Palabra de Dios. No tenemos ningún otro mensaje. No tengo ningún mensaje que no sea lo que Dios ha puesto en la palabra”, agregó mientras discutía el tema con el presidente Jim Daly.

MacArthur, quien es el autor de más de 150 libros, entre ellos El Evangelio según Jesucristo, se le preguntó por qué la lucha de los cristianos con el divorcio.

“Cuando nos fijamos en el divorcio, es una cosa muy difícil en nuestra cultura porque la cultura ha jugado tan suelto con ello”, dijo durante la entrevista a Daly.

“La gente que nos miran y ve un índice de divorcios del 35 al 40 por ciento… que no se siente bien, ¿verdad?”

MacArthur respondió: “Lo fundamental cuando hablamos de esto es para recordar el comentario en primera persona de Dios mismo:”Yo aborrezco el divorcio. “Y esa es la línea de fondo. Dios lo odia porque, es una violación de la carne, porque es una de unión de por vida por el cual la justicia se transmite de una generación a otra, y también por la cual la relación entre Cristo y la Iglesia se demuestra y se simboliza en el mundo”.

MacArthur fue preguntado por Daly, sobre lo que observado entre las parejas casadas que ha asesorado a lo largo de más de 35 años de ser pastor.

“El pecado y el egoísmo, y la falta de perdón devastan cualquier relación”, respondió. “Todos tenemos que tratar con el pecado. Todos tenemos que lidiar con el egoísmo, pero el punto de ruptura final es la falta de perdón”, dijo MacArthur.

“Tenemos que perdonarnos unos a otros en nuestro matrimonio. Tenemos que perdonarnos unos a otros a medida que trabajamos juntos en el Reino “, añadió.

MacArthur dijo que la Escritura es clara en las únicas justificaciones para el divorcio.

“Uno de ellos es el adulterio – que es el pecado sexual en el matrimonio – Relaciones sexuales con alguien que no sea su cónyuge. No se puede separar simplemente porque su cónyuge es inconverso”, dijo.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Christian Post