nav
Sábado 18 de Noviembre de 2017

Extranjeras podrán abortar después de residir un año en Uruguay

Según difundió el diario local El País de Uruguay, el presidente de la Junta Nacional de Salud, Luis Gallo, confirmó que todas las instituciones están obligadas a dar a sus usuarias este servicio.

  • Familia    
  • 23 nov 2012   

¿Qué sientes con esta noticia?

Bastará sólo un año de residencia en Uruguay para que las extranjeras obtengan el mismo derecho de abortar que uruguayas. Las mujeres inmigrantes podrán practicarse un aborto en cualquier centro de salud público o privado, según la nueva Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Esta legislación, ha convertido a Uruguay en un país pionero en la región en el tema, porque legaliza el aborto dentro de las primeras doce semanas de gestación.

El articulado establece que cuando una mujer le indique al médico que quiere someterse a esta práctica, éste deberá remitirla a un equipo interdisciplinario conformado por un ginecólogo, un psicólogo y un asistente social. Luego de una consulta psicológica e informativa, la mujer tendrá la última palabra.

En casos de violación las uruguayas y las extranjeras residentes tendrán hasta 14 semanas para realizarse el procedimiento, y cuando se diagnostique malformaciones del feto o riesgos de vida para la madre, no habrá límites. El subsecretario de Salud Pública, Leonel Briozzo, aseguró que la ley entrará en vigencia a mediados de diciembre.

Ya se lanzó una campaña para someter a referéndum la ley, una propuesta que el presidente José Mujica anunció que no vetará.

El proyecto para despenalizar el aborto fue aprobado desde noviembre del 2011 en el Senado, pero estuvo estancado por la falta de apoyo de los diputados. Apenas el pasado 25 de septiembre se logró los votos necesarios en la Cámara de Representantes. Se estima que al año se realizan unos 30.000 abortos clandestinos en este país.

Según difundió el diario local El País de Uruguay, el presidente de la Junta Nacional de Salud, Luis Gallo, confirmó que todas las instituciones están obligadas a dar a sus usuarias este servicio, así como “cumplir con los procedimientos, las guías, los manuales y garantizar el proceso sin obstáculos”. Sin embargo, advirtió que “pueden presentar una objeción de ideario” para quedar exentas de aplicar este procedimiento.

Fuente: EFE