nav
Miércoles 13 de Diciembre de 2017

Evangélicos contra Ley de Planificación en Guatemala

La Comisión Juvenil de la Alianza Evangélica de Guatemala se manifestó al respecto de la Ley de Acceso Universal y Equitativo de Servicios de Planificación Familiar y, sobre todo, respecto a su reglamento.

  • Iglesia/Estado    
  • 14 dic 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

La Comisión Juvenil de la Alianza Evangélica de Guatemala se manifestó al respecto de la Ley de Acceso Universal y Equitativo de Servicios de Planificación Familiar y, sobre todo, respecto a su reglamento, el cual entró en vigencia el mes pasado bajo fuertes críticas de las máximas autoridades de la Iglesia Católica.

Con el nombre de Alianza Evangélica Juvenil (AEJ) representan a los jóvenes de más de 22 mil iglesias evangélicas del país.

En su mayoría, la directiva está compuesta por pastores de juventud de las mayores iglesias evangélicas y aunque dicen estar de acuerdo con que se brinde educación sexual a los jóvenes desde la escuela, tienen reservas en cuanto a la forma en que esta se aplicará.

Insisten en que el mejor método anticonceptivo es “la abstinencia”. Les preocupan las variaciones que dicha educación sexual puede llegar a tener en sus contenidos si no se aplican criterios éticos y morales que giran alrededor de una premisa: “El sexo es bueno y es un regalo de Dios”.

La distribución de métodos anticonceptivos en los centros de enseñanza podría convertirse en un “permiso” para tener relaciones sexuales libremente “siempre y cuando yo me cuide”, dijo Estuardo Guerra, directivo de la AEJ.

Los líderes evangélicos respaldaron la postura del ministro de Educación, Bienvenido Argueta, quien “ha expresado su compromiso de no distribuir métodos anticonceptivos gratuitos en los centros de enseñanza”, pero temen que otras instituciones puedan llegar a hacerlo.

Argueta dijo “No vamos a repartir preservativos. Proponemos una educación que sirva para formar personas libres, que tengan derecho a decidir. El reglamento no muestra señales que esto deba hacerse”. Durante los primeros días de noviembre, Marco Antonio Rodríguez, directivo de la Alianza Evangélica, había mencionado que la ley propiciaría la “indiscriminada repartición de profilácticos”. A la fecha, todas las iglesias coinciden en que se deben “reevaluar los reglamentos” y llegar a un acuerdo como nación sobre el tema.