nav
Miércoles 13 de Diciembre de 2017

Por negarse a colaborar en fiestas religiosas locales destruyen 13 viviendas de cristianos evangélicos

Continúan los problemas de intolerancia religiosa en Chiapas. Esta vez por negarse a colaborar tanto física como monetariamente con las fiestas religiosas locales, 300 indígenas destruyen viviendas de cristianos evangélicos

  • Iglesia/Estado    
  • 14 ene 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

Un grupo de cristianos evangélicos ha sido víctima de ataques contra sus viviendas, por el sólo hecho de ser cristianos.

A este grupo de personas se les pidió que cooperaran con las fiestas religiosas que se habría de organizar y celebrar en la comunidad, pero ante su negativa por ir estas festividades en contra de sus creencias, otro grupo con cerca de 300 indígenas arremetió brutalmente contra sus casas, quedando éstas destruidas por completo, llegando a un total de trece viviendas en las cuales vivían cinco familias.

El pastor Esdras Alonso González informó a los medios que los afectados demandaron a los agresores a causa de los agravios cometidos contra ellos y contra sus bienes, al mismo tiempo que les trajo a memoria que en el mes de mayo, el templo de una congregación cristiana evangélica fue destruido y aunque se hicieron las denuncias correspondientes, al presente, dicha destrucción aun está impune.

Por otro lado, anunció que los miembros de la iglesia Alas de Águila, a pesar de todo lo que están haciendo en contra de ellos por no apoyar las fiestas locales en donde se exalta la adoración a otras cosas que no son el verdadero Dios, no se irán de la comunidad.

Esta situación no sólo ha sucedido en la comunidad de San Cristóbal, fue sabido que en la comunidad de Los LLanitos fueron retenidas dos personas más por un grupo de católicos, a causa de una situación muy semejante, específicamente por negarse a pagar cuotas monetarias para financiar fiestas religiosas.

Se espera que la Ley de Libertad Religiosa y Culto siga cumpliéndose para todos por igual, sin ser el objetivo de algunos grupos más radicales.

Fuente: Diario La Jornada