nav
Jueves 14 de Diciembre de 2017

Gobierno zacateca crea un Consejo de Iglesias que incluye sectas

Los únicos que han rechazado ser parte de este Consejo han sido los Testigos de Jehová, “porque no quieren tener nada con la parte terrenal”, sin embargo representantes de la Diócesis de Zacatecas, de la Iglesia Evangélica y Mormones, y un grupo mujeres de católicas, han aceptado unirse.

  • Iglesia/Estado    
  • 9 feb 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

El Gobierno de Zacatecas ha creado un Consejo de Iglesias con el propósito de evitar los conflictos de intolerancia que en un tiempo años atrás se vivieron. Este Consejo aglomera 161 asociaciones religiosas que incluye dos sectas muy conocidas.

Sin embargo este Consejo, no quiere solamente aglomerar iglesias evangélicas y católicas que son la mayoría, sino la secta de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días o Mormones y la Torre del Vigía o Testigos de Jehová.

Los únicos que han rechazado ser parte de este Consejo han sido los Testigos de Jehová, “porque no quieren tener nada con la parte terrenal”, sin embargo representantes de la Diócesis de Zacatecas, de la Iglesia Evangélica y Mormones, y un grupo mujeres de católicas, han aceptado unirse.

del Gobierno zacatecano, comunicó que gracias a este Consejo no hay riesgo de confrontaciones ya que este tiene como finalidad generar armonía entre las iglesias.
“En Zacatecas había conflictos de intolerancia, pero hemos insistido en el respeto; cuando te respetas a ti mismo, en automático vas a respetar a quien está a tu lado, incluyendo a tu compañero de una creencia diferente, y esa es nuestra labor, propiciar la convivencia y que disminuyan los conflictos”.

“Se reúnen tres o cuatro veces por año y nos invitan para decirles la parte jurídica y reglamentaria de la ley, además de los avances que tenemos como por ejemplo con un diplomado de Filosofía y Religión, que es en coordinación con la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) y encuentros culturales y deportivos”, afirmó Timoine.

Las 161 asociaciones religiosas tuvieron que registrarse por disposiciones de Ley de Culto Público y su respectivo reglamento, para que se les conceda un reconocimiento jurídico que contemple sus derechos y obligaciones.