nav
Sábado 23 de Septiembre de 2017

Grupo de evangélicos mexicanos entregan su apoyo a partidos políticos mientras otros mantienen su posición

La causa se debe a que unos miembros de la asociación política de evangélicos Convicción Mexicana por la Democracia (CMD), ofrecieron al PRI 160 mil votos de ciudadanos cristianos, sin la aprobación de la asamblea del CMD, además que el PRI contradice la creencias de la Biblia.

  • Iglesia/Estado    
  • 22 abr 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

Una ruptura se ha abierto entre los evangélicos mexicanos de Cuitlatlán, y no por cuestiones doctrinales sino por partidos políticos. Uno de los primeros en reaccionar ha sido el presidente estatal de la asociación política de evangélicos Convicción Mexicana por la Democracia (CMD), Fernando Rojas Cristerna, quien presentó su renuncia a esa organización con registro del IFE.

Rojas, protestó porque los líderes nacionales del mismo, suscribieron un acuerdo en “lo oscurito” con el Partido Revolucionario Institucional (PRI), partido al que le ofrecieron 160 mil votos de ciudadanos cristianos.

Ante tal acusación, José Alonso Trujillo Domínguez, quien reemplazó a Rojas, en el cargo de presidente nacional de CMD, realizó una denostación contra Fernando Rojas Cristerna, al que prácticamente desconoce como dirigente.

Pero esto no es un pleito entre dos personas, ya que a Rojas, lo apoyan las más antiguas congregaciones cristianas de Puebla, que tienen más de 30 años de haberse instalado en el Estado, además de ser las más numerosas. Dichas agrupaciones se han unido a la campaña de Eduardo Rivera Pérez, el candidato panista (PAN)a la alcaldía de la ciudad de Puebla.

Mientras que a Trujillo lo apoyan grupos más pequeños, y de más reciente creación, como es la Alianza de Pastores. Estos grupos, son los que han ofrecido más de 100 mil votos a Javier López Zavala, el candidato de Puebla Avanza, pero que tienen pocas posibilidades de lo lograrlo.

Tras esta división, hay disputa de dinero, cargos y otras prebendas que los partidos políticos están ofreciendo para ganar apoyos. Ya que si algo tienen los cristianos evangélicos es que son participativos en procesos electorales y se mueven en comunidades.

El meollo del asunto, ocurrió en febrero del año pasado, cuando el CMD, que representa a unos 260 mil cristianos, realizó un congreso nacional en Puebla, donde advirtió que apoyaría solo a los partidos políticos que abiertamente rechacen el aborto, los matrimonios entre homosexuales y la adopción de hijos por parejas gay. Obviamente, el partido que de inmediato reunió esas características fue el PAN. Por eso, desde ese encuentro, se fue construyendo una alianza con Acción Nacional pero no así el PRI.

La carta de renuncia del pastor Rojas dice en parte: “No estoy de acuerdo en ofrecer como objeto de mercancía política al pueblo cristiano (160 mil votos para el Partido Revolucionario Institucional), ya que se corrompen, pervierten y desvirtúan de los fines espirituales que ellas deben promover”, expresó en la misiva el ex presidente de CMD.