Iglesia católica se pronuncia ante la crisis política que enfrenta Nicaragua

La Conferencia Episcopal de Nicaragua está sumamente preocupada por la ola violencia política desatada por sectores afines al gobernante Daniel Ortega. Mientras que la Alianza Evangélica se prepara para una convocatoria masiva de oración y humillación para que cese la ola de violencia en el país.

  • Iglesia/Estado    
  • 26 abr 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

Nicaragua está pasando por una de las tantas crisis políticas que ha tenido que ha tenido que enfrentar. Todo el meollo del asunto se debe a que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, promulgó un decreto inconstitucional por el que magistrados sandinistas prolongarían su mandato.

Al respecto la Conferencia Episcopal de Nicaragua, está sumamente preocupada por la ola violencia política desatada por sectores afines al gobernante Frente Sandinista que lidera el presidente Daniel Ortega.

“Situación es grave y nos vamos a pronunciar en las próximas horas de forma urgente. Es inminente”, expresó una fuente de la Iglesia Católica de Managua, quien lamentó ver en los canales locales las imágenes violentas que solo reflejan lo mal que está la situación del país.

“Esto es gravísimo, es el sentir de los obispos y queremos reflexionar con nuestro pueblo. Nos da pena esto que está pasando. Nicaragua necesita paz y trabajo”, expreso la fuente.

El temor se ha apoderado en los diputados liberales y de otros partidos porque no han podido sesionar en la Asamblea Nacional ya que turbas sandinistas (afines al Gobierno de Daniel Ortega) sitiaron por completo el lugar, para los diputados no anulen el decreto del presidente Ortega.

Para colmo la Policía Nacional y su jefa Aminta Granera, se ha mostrado incapaz de controlar la situación que tiene en una zozobra de inseguridad a la población nicaragüense después que cuatro miembros de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional y otros cuatro legisladores de la oposición al Gobierno de Ortega fueran impedidos de entrar a las instalaciones de la Policía Nacional, en Plaza El Sol en Managua, donde habían llegado a solicitar protección policial a la primera comisionada y jefa Granera.

Oscar Moncada, primer vicepresidente; Carlos García, segundo vicepresidente; Wilfredo Navarro, primer secretario; y Alejandro Ruíz, segundo secretario de la Junta Directiva del Parlamento; y los legisladores Jamileth Bonilla y Salvador Talavera no pudieron reunirse con la primera comisionada luego de que un oficial, supuesto escolta del presidente Daniel Ortega, les advirtiera que no podían ingresar a esas instalaciones.

El diputado Wilfredo Navarro responsabilizó a Granera de cualquier acto vandálico que los perjudique a él y a sus colegas, ya que la funcionaria “no quiso recibirnos para hablar de nuestra seguridad porque no habíamos programado cita con antelación”.

Por otro lado la Alianza Evangélica Nicaragüense (AENIC), realizó el pasado sábado, 24 de Abril, de 3:30 p.m. a 6:00 p.m., en Plaza Parque de la Biblia, un tiempo de oración y humillación por Nicaragua, con motivo de clamor al Señor Jesucristo por la estabilidad política nacional. Esta convocatoria se llevo a cabo en conjunto con todos los líderes nacionales, de las iglesias evangélicas, en especial las iglesias de Managua.