Primer ministro canadiense evangélico niega introducir aborto en la agenda de la próxima cumbre del G-8

El ministro Harper decidió no incluir en las discusiones del G-8 los temas del aborto y la planificación familiar y concentrarse en fortalecer los sistemas sanitarios en los países en vías de desarrollo. “Queremos asegurarnos de que nuestros fondos sean empleados para salvar vidas”, justifica el funcionario.

  • Iglesia/Estado    
  • 18 may 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

Stephen Harper, primer ministro de Canadá, lamentablemente ha sido fuertemente criticado y presionado por negarse a introducir el tema del aborto en el debate de la próxima cumbre del G8 que se celebrará a finales del próximo mes de junio.

La cumbre del G-8 convocará a los líderes de ocho de las principales economías del mundo: Estados Unidos, Canadá, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, Japón y Rusia. Esa vez le toca a Canadá establecer la agenda con los temas a tratar como país anfitrión.

Según informa la agencia Zenit, el pasado mes de enero, el Gobierno canadiense anunció que la prioridad de desarrollo en la cumbre del presente año, fuera la salud materno-infantil. Por tal motivo el ministro Harper decidió no incluir en las discusiones del G-8 los temas del aborto y la planificación familiar y concentrarse en fortalecer los sistemas sanitarios en los países en vías de desarrollo.

“Queremos asegurarnos de que nuestros fondos sean empleados para salvar las vidas de las mujeres y de los niños y que sean utilizados en las muchas, muchas cosas que están a nuestra disposición que, realmente, no dividen a la población canadiense”, dijo Harper en declaraciones citadas por Terréense Mckeegan J.

D. en Catholic family and human rights institute.

La decisión del primer ministro canadiense fue aplaudida por el arzobispo de Québec, el cardenal Marc Ouellet, quien aseguró que el gobierno canadiense ha mostrado “mucha valentía al hacer algo más en Canadá por la defensa de los no nacidos”.

Stephen Harper, cristiano evangélico, ha manifestado numerosas veces su postura en contra del aborto y la legalización de los matrimonios homosexuales. En julio de 2009 fue recibido en audiencia privada por Benedicto XVI, donde trató con el Papa temas como la defensa de la vida, la ética y la familia.

Harper mantiene su posición ante las presiones pro abortistas
La decisión de Harper fue protestada por diversas ONG’s y agrupaciones pro-abortistas canadienses y de las naciones que participan en esta reunión, que rechazaron su propuesta. La oposición fue liderada por Maureen McTeer, esposa del ex primer ministro Joe Clark y representante canadiense de la White Ribbon Alliance for Safe Motherhood (Alianza Cinta Blanca por la Maternidad Segura n.d.t), quien presionó a los funcionarios del Gobierno de Canadá al servirse de un informe publicado por Action Canada for Population Development (Acción Canadá por la Población y el Desarrollo n.d.t).

En cualquier caso, cabe aplaudir la decisión pro vida del primer ministro canadiense. En ese sentido, la asociación E-Cristians ha enviado un escrito de felicitación a Stephen Harper “por su coraje en la defensa de la vida humana”.