nav
Jueves 17 de Agosto de 2017

Apóstol Silvio Jarquín asegura que Gobierno aplica mal la Ley del Ruido contra la iglesia

El pastor de Fraternidad Santa asegura que prácticamente esta Ley protege a las iglesias evangélicas pero su mala aplicación está afectando con el cierre de algunas iglesias y proceso judicial en contra de algunos pastores.

  • Iglesia/Estado    
  • 2 jul 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

El apóstol, Silvio Jarquín, pastor de la Iglesia Fraternidad Santa, cuestionó la mala aplicación del Gobierno con respecto a la Ley de Delitos contra el Medio Ambiente y los Recursos Naturales, Ley No. 559, “conocida como Ley del Ruido”, aprobada el 26 de Octubre del 2005, publicada en La Gaceta No. 225, el 21 de Noviembre del mismo año.

En su análisis el Doctor Jarquín, señaló que su aplicación no correcta ha afectado -por ejemplo- a la Leticia quien pertenece a la denominación Iglesia de Dios y que pastorea en Altagracia, otro perjudicado ha sido el pastor Eduardo Centeno, ambos ministros del Señor están siendo procesados por esta Ley que literalmente “fue creada con nombre y apellidos para afectar a la iglesia evangélica”, dice el pastor Jarquín.

“La Ley dice en el artículo 9.- Contaminación por Ruido. El que utilizando medios sonoros, electrónicos o acústicos de cualquier naturaleza, tales como altoparlantes, radios, equipos de sonido,…que causen daño a la salud o perturben la tranquilidad y descanso diurno y nocturno de los ciudadanos será sancionado con multas equivalentes entre C$ 5,000 a C$ 20,000 mil córdobas después de dos llamados de atención por la autoridad competente en la alcaldía municipal respectiva”, cita Jarquín.

Sin embargo, el pastor prueba que la misma Ley hace una excepción porque “se exceptúan las actividades de las congregaciones religiosas dentro de sus templos, tales como: Cultos, ayunos congregacionales diurnos y vigilias nocturnas”. Y los únicos permisos que se solicitan son las “campañas evangelísticas masivas realizadas al aire libre en: Plazas, parques y calles requerirán autorización municipal y/o policial”.

El pastor de Fraternidad Santa asegura que prácticamente esta Ley protege a las iglesias evangélicas pero su mala aplicación está afectando con el cierre de algunas iglesias y proceso judicial en contra de algunos pastores.

“El Gobierno no tendría porque ponerle trabas a las iglesias evangélicas, porque por cada alcohólico que se convierte al evangelio es un peligro menos en la vía pública, es un caso menos de violencia intrafamiliar. La iglesia evangélica contribuye con valores y principios morales a la educación de los nicaragüenses, cuántos colegios privados tiene la iglesia para fortalecer la educación”.

Por otro lado -continua el pastor- “el Código Penal en el capítulo IV que habla sobre los delitos contra actos religiosos o fúnebres cita en su art. 190 que quien impida o perturbe el ejercicio de cultos o ceremonias religiosas, será penado de cien a doscientos días de multa”, destacó el pastor Jarquín, quien ha asegurado que junto con otros diputados están buscando la forma en que no se sigan ocurriendo estas arbitrariedades en contra de la iglesia evangélica que hasta el momento ha sido la única afectada.