nav
Martes 26 de Septiembre de 2017

Pastores hondureños podrán optar a cargos de elección popular

Desde ahora los pastores y líderes podrán optar a cargos de elección popular. La ley permitirá que los evangélicos que ejerzan cargos como directivos, pastorales y ministeriales y participar en actividades políticas y ostentar cargos de elección popular.

  • Iglesia/Estado    
  • 1 oct 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

El Congreso Nacional (CN) aprobó ayer en tercer debate la Ley Marco de la Iglesia Evangélica de Honduras que establece la regulación de las iglesias aglutinadas en la Confraternidad Evangélica de Honduras, cuyos representantes aportaron sus conocimientos y despejaron las dudas de los diputados.

Desde ahora los pastores y líderes podrán optar a cargos de elección popular. La ley permitirá que los evangélicos que ejerzan cargos como directivos, pastorales y ministeriales y participar en actividades políticas y ostentar cargos de elección popular, habiendo renunciado un año antes de iniciar su candidatura.

Juan Orlando Hernández, presidente del Congreso, presidió la sesión en la que los congresistas discutieron ampliamente el marco regulatorio que regirá a la confraternidad, a la que le han otorgado derechos similares a los que goza la Iglesia Católica.

Ahora a la Iglesia Evangélica de Honduras, se le reconocerá su personalidad jurídica para ejercer el libre ejercicio de la libertad de culto y de asociación, tal como lo manda la Constitución de la República, tratados internacionales y leyes del país.

“La presente ley tiene por objeto garantizar a la iglesia evangélica el libre ejercicio de su religión para que sean tomadas en cuenta como iglesias y no como Organizaciones No Gubernamentales (ONG) como antes eran consideradas”, dijo el diputado nacionalista Oswaldo Ramos Soto.

Los cuestionamientos fueron muy pocos sobre las exoneraciones que se le atribuyeron a las iglesias organizadas, pues algunos legisladores consideraban que al exonerarle de los tributos se les estaba dando un “cheque en blanco” a las iglesias.
Sin embargo la participación de los evangélicos en cargos públicos y privados fue uno de los temas que generó mucha discusión en la cámara, porque unos diputados estaban en contra de este numeral 9 del artículo 4. Ya el artículo 66 de la Confraternidad se declara una institución religiosa, fraterna y apolítica, por lo tanto no es permitido dentro de la institución y de sus afiliados o cualquier denominación que éstas reciban, realizar campañas a favor de determinadas ideologías, políticas y apoyo a candidatos o aspirantes políticos.

El segundo párrafo indica que: “Cuando miembros de la junta directiva nacional, juntas directivas regionales, congregaciones y otras denominaciones de la Confraternidad Evangélica de Honduras, se postulen a cargos de elección popular, los aspirantes que además estuvieren ejerciendo cargos directivos, pastorales y ministeriales, deberán renunciar a los mismos con un año de antelación a su participación en las actividades políticas de los procesos internos o primarios partidarios”.

Siendo vigente esta Ley, centenares de iglesias que no forman parte de la Confraternidad de Iglesias Evangélicas quedarán operando a la deriva porque a esas no las regula nadie. Sin embargo, la “fiesta” les durará poco porque el diputado “pinuista” German Leitzelar anunció que están preparando una ley que regule a las demás iglesias.

F: La Tribuna de Honduras
Foto: La Tribuna de Honduras