nav
Miércoles 22 de Noviembre de 2017

Gobierno de China busca controlar cultos de cristianos permitiéndolos sólo en lugares oficiales

El fin del gobierno chino es que este año, los millones de protestantes clandestinos que hay en el país rindan culto en “los lugares reconocidos por el Estado. Sin embargo, queda la duda en cómo el régimen comunista obligará a los protestantes a que se reúnan en los lugares oficiales que está designando el gobierno.

  • Iglesia/Estado    
  • 1 feb 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Pekín.- El Gobierno de China acepto el culto de otras confesiones religiosas como lo dice la Constitución de este país pero aún así existe un límite que solo permite ejercer su libertad religiosa al Protestantismo, Catolicismo, Budismo, Islamismo y Taoísmo, pero sólo en lugares oficiales y controlados por el mismo Estado, según informa la agencia EFE.

La medida más clara del régimen comunista se ve claro ante a un anuncio publicado el pasado 25 de enero en su página web (www.

sara.gov.cn) donde la Administración Estatal de Asuntos Religiosos de China (SARA, siglas en inglés) aseguró que obligará a los 23 millones de protestantes oficiales que tiene China a que se reúnan en los lugares designados, ya que se calcula que un 30% llevan a cabo reuniones clandestinas.

El fin del gobierno chino es que este año, los millones de protestantes clandestinos que hay en el país rindan culto en “los lugares reconocidos por el Estado. Sin embargo, queda la duda en cómo el régimen comunista obligará a los protestantes a que se reúnan en los lugares oficiales que está designando el gobierno.

¿Qué tanto ha avanzado el protestantismo?

El protestantismo avanzando rápidamente en China en los últimos años y entre sus seguidores se encuentran muchos activistas y disidentes del régimen.

Los grupos de derechos humanos y religiosos indican que el número de seguidores de la iglesia Protestante en China alcanza en realidad los 60 millones, y calculan que la mitad de ellos se reúnen en las llamadas “iglesias domésticas”, fuera de la liturgia oficial controlada por Pekín.