Líderes cristianos en Libia denuncian bombardeos de OTAN contra Iglesia

“Nos hemos unido para condenar lo sucedido, pero especialmente para orar, para que la violencia disminuya”, vicario apostólico de Trípoli, obispo Giovanni Martinelli.

  • Iglesia/Estado    
  • 6 jun 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Las autoridades de la Iglesia Cristiana Copta Ortodoxa, con sede en la capital libia, Trípoli, denunciaron que los bombardeos de la Organización del Tratado para el Atlántico Norte (OTAN) causan graves daños en la población.

Así lo informó ayer el corresponsal de Telesur en Libia, Rolando Segura, a través de su cuenta Twitter. El periodista indicó que las autoridades eclesiásticas denunciaron que los ataques de la alianza militar encabezada por Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña “destruyen propiedades, causan temor y alarman a inocentes”.

En la jornada de ayer, el vicario apostólico de Trípoli, obispo Giovanni Martinelli, confirmó a la agencia de noticias Fides que los bombardeos alcanzaron a la Iglesia Cristina Copta Ortodoxa.

“Hemos tenido una reunión a la que han asistido todos los jefes de las diversas confesiones cristianas presentes en Trípoli, para expresar solidaridad a nuestros hermanos copto ortodoxo por los daños a su iglesia”, declaró el religioso.

Martinelli, indicó que los representantes religiosos en Libia “nos hemos unido para condenar lo sucedido, pero especialmente para orar, para que la violencia disminuya.

Nos hemos quedado asombrados por la incapacidad de la diplomacia internacional y por sus prejuicios que hacen que sea imposible el diálogo con los dirigentes de Trípoli”, manifestó Martinelli.

El representante católico, resaltó los intentos del gobierno de Sudáfrica para encontrar una salida pacífica al conflicto interno que vive Libia desde hace meses.

“El problema es que ninguna otra diplomacia ha apoyado esta vía. Me parece que hay un prejuicio de fondo que socava los intentos de mediar y llegar a una tregua. Me sorprende que la OTAN haya renovado por otros tres meses la operación militar en Libia sin tener en cuenta cualquier posibilidad de diálogo, como ha pedido la ONU y el Santo Padre”, remarcó Martinelli.