nav
Miércoles 20 de Septiembre de 2017

Nombre de Jesucristo es considerado obsceno y prohibido utilizarlo en mensajes de texto en Pakistán

Open Doors, dice que Pakistán ocupa la posición número 11 en Lista de Vigilancia Mundial del 2011. Según Puertas Abiertas, la libertad religiosa está siendo constantemente erosionada allí.

  • Iglesia/Estado    
  • 22 nov 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

En Pakistán utilizar la palabra pornografía, es obsceno y prohibido, en los mensajes de texto, igual ocurre con usar el nombre de Jesús, el cual es cataloga ofensivo por el Gobierno pakistaní.

Las Autoridades de Telecomunicaciones de Pakistán, o PTA, compiló una lista donde menciona qué palabras considera obscenas y ofensivas, así que ha ordenado a las empresas de telefonía móvil que bloquee todo mensajes de texto que contenga dichas palabras.

La lista incluye palabras como “condón”, “flatulencia”, “la entrepierna del mono” y “Jesucristo”, según medios locales.

En una carta oficial de la PTA, desde su sede en Islamabad, describe el equilibrio entre la libertad de expresión y la pornografía en la Constitución de la República Islámica de Pakistán. Según ellos dichas medidas son para combatir el spam.

Pero el PTA ¿a qué le llama correo basura o spam?, ellos justifican que spam es “la transmisión dañina, fraudulenta de mensajes engañosos, ilegales o no solicitados en grandes cantidades enviados cualquier persona sin el permiso expreso del destinatario”.

Aunque muchas de las palabras en la lista son legítimamente obscenas o sugestivas, pero la prohibición de usar el nombre de Jesucristo, está llevando a algunos a cuestionar los motivos de Pakistán.

La carta de la PTA claramente que expresa libertad restringida por “el interés y la gloria del Islam”.

Open Doors, dice que Pakistán ocupa la posición número 11 en Lista de Vigilancia Mundial del 2011. Según Puertas Abiertas, la libertad religiosa está siendo constantemente erosionada allí.

Un informe revela que en el “2010, 29 cristianos fueron asesinados y cuatro fueron condenados por blasfemia. Al menos 58 cristianos fueron secuestrados y al menos 100 fueron dañados físicamente.

Durante las devastadoras inundaciones de agosto de 2010, los cristianos damnificados sufrieron discriminación por parte de las autoridades locales y musulmanes en cuanto a la distribución de ayuda. En noviembre de 2010, una mujer cristiana fue condenada a muerte por blasfemia”.