nav
Viernes 18 de Agosto de 2017

Cristianos de Malasia deben pedir permiso para cantar villancicos

La policía fue muy específica y pidió a las iglesias los nombres y datos de las personas que cantan villancicos, para cederles el permiso en el que se requiere una previa autorización para que se haga en las iglesias o los hogares.

  • Iglesia/Estado    
  • 20 dic 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Kuala Lumpur.- El Gobierno de Malasia ordenó a los cristianos que si desean cantar villancicos deben pedir permiso de los contrario está prohibido, ese fue el mandato de advertencia que recibieron dos iglesias de Klang, ubicada a las afueras de Kuala Lumpur, según publica la agencia Fides.

La policía fue muy específica y pidió a las iglesias los nombres y datos de las personas que cantan villancicos, para cederles el permiso en el que se requiere una previa autorización para que se haga en las iglesias o los hogares, pero semejante disparate fue considerado por las iglesias de “absurdo e inaceptable”.

Andrew Lawrence, director del semanario diocesano Herald, resaltó que “la policía tiene una confusión total”. Mientras que el presidente de la Conferencia Episcopal de Malasia, Singapur y Brunei, Paul Tan Chee Ing, obispo de Melaka-Johor, destacó que dichas limitaciones harán que el país se convierta en “un Estado policial”.

La reacción de protesta de los cristianos provocó que funcionarios del negaran la necesidad de este tipo de autorizaciones así que el gobierno, se pronunció para tranquilizar a la población, después de las manifestaciones del movimiento ‘Bersih 2.

0’ (que significa ‘limpieza’), registrados en Kuala Lumpur el pasado julio, que pedían “transparencia y derechos”, explicó la agencia Fides.

Sin embargo un proyecto de ley denominado “Ley de reunión pacífica”, que regula la reunión y manifestación, aprobado en las últimas semanas por la cámara baja del Parlamento, atribuye, más poder y control al ejecutivo y a las autoridades de policía lo que provocó las protestas de la sociedad civil e incluso entre las minorías religiosas, porque establece expresamente que “los lugares donde se pueden mantener reuniones son los lugares de culto”.

Teresa Mok, secretaria nacional del Partido de Acción Democrática, dijo que dicha ley es “un abuso de poder por parte de las autoridades” y “un intento de violar la libertad religiosa”, resaltó Mok.