nav
Domingo 20 de Agosto de 2017

Evangélicos dominicanos exigen medidas drásticas contra criminalidad y delincuencia

El pastor Ezequiel Molina Rosario, enfatizó que la Justicia del país es muy benigna con los delincuentes, porque “hay unas autoridades que no enfrentan o no han enfrentado la situación como deben”.

  • Iglesia/Estado    
  • 2 ene 2012   

¿Qué sientes con esta noticia?

Santo Domingo.-La Concentración Evangélica Nacional exigió ayer al Gobierno que tome medidas drásticas en contra de la delincuencia y criminalidad que afecta al país, porque de lo contrario el estado de inseguridad podría detener la productividad de la nación.

El pastor Ezequiel Molina Rosario, enfatizó que la Justicia del país es muy benigna con los delincuentes, porque “hay unas autoridades que no enfrentan o no han enfrentado la situación como deben”, dijo Molina agregando que esto puede obedecer al temor que siente la Justicia a los delincuentes.

República Dominicana, pareciera que está pasando por una crisis de inseguridad, porque según Molina “la vida humana ha sido devaluada a su mínima expresión, especialmente la de los inocentes y la gente decente, porque la de los delincuentes es muy cara y las comisiones de derechos humanos luchan por protegerlos, apoyados por una Justicia exageradamente benigna”.

En medio de alabanzas y gozo, el pastor Molina, espera que el nuevo presidente dominicano, producto de las próximas elecciones, tome medidas drásticas y ponga en agenda la urgente necesidad, porque “el cáncer no se trata con agua tibia cuando alguien destruye la vida ajena queda en deuda con Dios y la sociedad y para enmendar el daño hecho con plena conciencia y nunca justificable, debería pagar con su propia vida, así habría cubierto sólo parte del daño”, concluyó Molina Rosario.

Cada 1ro de enero en Republica Dominica, la Concentración Evangélica Nacional, inicia el año con esta actividad, LA BATALLA DE LA FE, donde más de 60 mil personas asisten al Estadio Olímpico Félix Sánchez, para dedicar ese primer día de cada año a Jesucristo.