nav
Sábado 23 de Septiembre de 2017

Cristianos no tienen derecho de llevar un crucifijo al trabajo, prohíbe el Gobierno inglés

•La negativa del Gobierno de prohibir que los cristianos usen el símbolo de su fe en el trabajo surgió por el plan de legalizar los matrimonios del mismo sexo, intención que fue atacada por los líderes de la Iglesia Católica en Gran Bretaña.

  • Iglesia/Estado    
  • 13 mar 2012   

¿Qué sientes con esta noticia?

Los cristianos no tienen derecho a llevar una cruz o un crucifijo abiertamente en el trabajo, ha prohibido el Gobierno en un juicio histórico.

En un movimiento muy significativo, los ministros pelean un caso en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en el que dos mujeres británicas tratan de establecer su derecho a mostrar la cruz.

Es la primera vez que el Gobierno se ha visto obligado a indicar si respalda el derecho de los cristianos a llevar este símbolo al trabajo.

Un documento visto por The Sunday Telegraph, revela que los ministros sostienen que debido a que no es un “requisito” de la fe cristiana, los empleadores pueden prohibir el uso de los crucifijos, pero los cristianos católicos insisten en hacerlo.

La posición del Gobierno recibió una respuesta airada anoche por figuras prominentes, incluyendo la de ex Arzobispo de Canterbury, Lord Carey, quien acusó a los ministros y a los tribunales de “dictarles” a los cristianos y que era otro ejemplo de quitarlo de la vida oficial de las personas.

La negativa del Gobierno de prohibir que los cristianos usen el símbolo de su fe en el trabajo, surgió por el plan de legalizar los matrimonios del mismo sexo, intención que fue atacada por los líderes de la Iglesia Católica en Gran Bretaña.

Una encuesta encargada por The Sunday Telegraph, muestra que el país está dividido sobre el tema.

En general, el 45 por ciento de los votantes apoya el matrimonio entre homosexuales, un 36 por ciento en contra, mientras que el 19 por ciento dicen que no sabe. Sin embargo, el Primer Ministro está fuera de sintonía con su propio partido.

Exactamente la mitad de los votantes conservadores se oponen a matrimonios del mismo sexo, en principio, y sólo el 35 por ciento que volver.

No hay apetito del público para cambiar la ley con carácter urgente, con más de tres cuartas partes de los encuestados dice que estaba mal acelerar el plan antes del 2015 y sólo el 14 por ciento diciendo que se tenía razón.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de The Telegraph