nav
Domingo 04 de Diciembre de 2016

Angola prohíbe operación de iglesias evangélicas

Tras un evento realizado por la Iglesia Pare de Sufrir donde murieron 16 personas, el gobierno de Angola mandó a cerrar todas las iglesias evangélicas por un mes, pero ahora solo la Iglesia Pare de sufrir recibió autorización de operar mientras las otras iglesias evangélicas continúan cerradas.

  • Iglesia/Estado    
  • 29 abr 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

Las iglesias evangélicas brasileñas que tienen templos en Angola no pueden seguir funcionando de acuerdo con la nueva medida gubernamental que criticó a los pastores que trabajan en el país, sobre todo las iglesias disidentes consideradas un “negocio”.

Desde el incidente ocurrido el 31 de diciembre en el estadio de la Ciudadela, donde 16 personas murieron por asfixia, el gobierno tomó medidas para cerrar los establecimientos de las denominaciones principalmente la Iglesia Universal del Reino de Dios (Iglesia Pare de Sufrir), pero no se salvaron la Iglesia Mundial del Poder de Dios, Iglesia Mundial Renovada y la Iglesia Evangélica Pentecostal Nueva Jerusalén que fueron cerradas.

Las 16 personas que murieron se encontraban entre las 150 mil personas que asistieron para participar en el evento: “El Día del Fin”, una actividad realizada de despedida del año del 2012 por la Iglesia Pare de Sufrir.

En el momento, la investigación demostró que las iglesias estaban compitiendo para ver quién podía lograr el mayor número de fieles, sin respetar los límites del sitio público.

En febrero, las iglesias fueron cerradas, pero el 31 de marzo sólo Ia Iglesia Pare de Sufrir, recibió autorización para operar en el país, pero esta sólo podrá funcionar con la supervisión de los Ministerios de Interior, Cultura, Derechos Humanos y el Ministerio Público.

Las otras iglesias evangélicas siguen cerradas por “falta de reconocimiento oficial del Estado angoleño” ya que antes estaban trabajando con una autorización provisional.

Estas iglesias esperan ser reconocidas para volver a operar, pero ahora se sabe que no van a recibir dichos permisos por lo ocurrido.

Para el secretario de la oficina política del MPLA (Movimiento Popular para la Liberación de Angola), Rui Falcão, las iglesias brasileñas que operan en Angola, se aprovechan de la debilidad de las personas con fines de lucro a través de la publicidad engañosa.

“Están engañando a la gente, es un negocio, es más que evidente, están vendiendo milagros”, dijo a Folha de Sao Paulo.

Falcão, también deja claro que el gobierno no va a reconocer a las otras iglesias, especialmente las formadas por disidentes. “Estas iglesias no van a obtener el reconocimiento estatal, especialmente aquellas que son disidentes, y así que continuarán siendo impedidas para no operen en el país”, dijo Falcão, resaltando que estas congregaciones “no son más que un negocio”.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Folha de SP