nav
Domingo 04 de Diciembre de 2016

ONGs exigen a alcaldesa de Monterrey evite ‘entregar’ la ciudad a Jesucristo

“La acción de la alcaldesa es una afrenta al principio histórico de separación de las iglesias y el Estado, y es una violación directa a la Constitución”, manifestaron las ONGs.

  • Iglesia/Estado    
  • 12 jun 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

Monterrey.— Organizaciones no gubernamentales pidieron al Congreso de Nuevo León solicite a la alcaldesa regiomontana Margarita Arellanes Cervantes que respete la Constitución y evite actos como la “entrega” de la ciudad a Jesucristo, ocurrido el sábado anterior durante un evento religioso.

En un escrito, las organizaciones civiles Zihuame Mochilla y Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos (Cadhac) se pronunciaron “por un auténtico Estado laico”.

“La acción de la alcaldesa es una afrenta al principio histórico de separación de las iglesias y el Estado, y es una violación directa a la Constitución”, manifestaron.

“La acción de la alcaldesa consistió en acudir a un acto a entregar la ciudad a Jesucristo, lo que es un hecho profundamente antidemocrático y antirrepublicano, que olvida que la ciudad es de todas y todos, de aquellas personas que comparten su fe, de aquellas que tienen otras creencias y de aquellas que son ateas”, aseveraron.

“Confundió su feligresía personal”

Para los demandantes, en el acto denominado Monterrey Ora, en la Plaza Zaragoza y convocado por la Alianza de Pastores de Monterrey, Arellanes Cervantes “confundió su feligresía personal y su investidura como presidenta municipal de la ciudad”.

La Constitución proclama en su artículo 40 la voluntad del pueblo mexicano de constituirse en una República representativa, democrática, laica y federal, mientras que el 130 constitucional garantiza la separación entre las iglesias y el Estado, recordaron Zihuame Mochilla y Cadhac.

“Rechazamos firmemente esta injerencia de las creencias religiosas en la vida política de la comunidad y solicitamos al H. Congreso del Estado de Nuevo León a que, en aplicación de la Constitución federal y de la Constitución de nuestra entidad, demande a la alcaldesa se ciña al ordenamiento constitucional”, puntualizaron.

“Debemos buscar más lo que nos une”

Por otra parte, el arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, señaló que es de desearse que si las autoridades civiles participan en un acto de culto no tomen la palabra, para evitar confusiones político-religiosas.

Lo anterior fue difundido a través de un comunicado dado a conocer por el Arzobispado.

“Como Iglesia católica somos conscientes de la importancia de guardar los debidos protocolos, y consideramos que siempre que éstos se realicen como es debido, nos ayudarán a motivar a creyentes y no creyentes en la necesidad de hacer lo que el beato Juan XXIII decía antes de iniciar el Concilio Vaticano II: “Debemos buscar más lo que nos une que aquello que nos divide”, dice el escrito.

“Al César lo que es del César”

“A César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, respondió el gobernador de la entidad, Rodrigo Medina, cuando se le preguntó si él “entregaría” las llaves del estado a Jesús.

En rueda de prensa, al término de un evento, ayer martes, el funcionario estatal aseguró que debido a que él fue electo por el pueblo para gobernar le toca esa responsabilidad.

“Yo soy gobernador constitucional del estado de Nuevo León y mi responsabilidad es precisamente gobernar el estado; los dichos son muy sabios y hasta ahí lo voy a dejar: ‘Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios’”, señaló.

También se le preguntó que si estaba de acuerdo con que los mandatarios por un momento pueden dejar su investidura y hablar a título personal.

“Uno es gobernador o alcalde —o la posición legal que ostenta en ese momento— todo el tiempo, y dura y tiene un término constitucional en este caso, lo que es por parte del gobierno del estado o de las presidencias municipales por lo que dura el mandato”, explicó.

Dijo que al final del día los gobernantes son personas, pero todo el tiempo conservan la investidura.

“No es como que dejes de ser gobernador un momento, no es algo que se quita o se pone”, sostuvo.

Fuente: Excelsior