Evangélicos protestan contra la adoración a la Virgen de Caacupé en Paraguay

Feligreses católicos agredieron e insultaron a los evangélicos durante el trayecto. Los protestantes dijeron que estaban preparados para todo y que la única misión que tienen es enseñar a las personas “que no conocen la palabra de Dios”.

  • Iglesia/Estado    
  • 9 dic 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

Este pasado fin de semana un grupo de evangélicos apostados a metros de Kurusú Peregrino en Ypacaraí protestó contra la devoción mariana, asegurando que la Biblia señala “no adorar imágenes”. Sin embargo, miles de paraguayos peregrinaron -ayer 8- hasta el Santuario de Caacupé para agradecer a la Virgen.

El grupo compuesto por cinco cristianos de la iglesia “Solo Jesús” de la ciudad de Pirayú se atrevió a protestar desde tempranas horas de este sábado 7, a pocos metros de la Cruz del Peregrino, donde gran parte de los fieles inician su caminata hasta el Santuario de Caacupé.

Mario Rene Cáceres, uno de los predicadores, mencionó que “en Jeremías 10 e Isaías 44, Salmo 135 y Éxodo 20, dice que Dios prohíbe adorar imágenes porque aunque tengan boca, no hablan, aunque tengan pies, no caminan y aunque tengan ojos, no ven, por tanto, los que adoran a Dios deben adorarlo en su espíritu”, manifestó a Ultima Hora.

La gente que peregrina y adora a imágenes, lo hacen por desconocimiento a lo señalado por la Biblia, aseguró.

No obstante, aclaró que respetan a María, “como la mujer que siendo virgen concibió a Jesús para servir a Dios, pero que ésta, luego del nacimiento de Cristo, se casó con José y tuvo otros cuatro hijos, a los que calificó como hermanos carnales de Jesucristo”.

Por otro lado, lamentó que muchos feligreses los agredieron e insultaron durante el trayecto. Refirió que están preparados para todo y que la única misión que tienen es enseñar a las personas “que no conocen la palabra de Dios”.

La Virgen de Caacupé es la patrona de Paraguay. El acto de homenaje es una romería que moviliza a gente de todos los rincones del país desde la víspera, tuvo su punto culminante con la misa oficiada a primera hora de la mañana por el obispo de Caacupé, monseñor Claudio Giménez.

Con motivo de la fiesta de la Virgen de Caacupé, la policía desplegó desde el pasado viernes un dispositivo de 7.000 efectivos.

Fuente: EFE y Última Hora