Ateos exigen a una ciudad de Michigan que no se ore durante las reuniones del consejo

“Que el gobierno excluya las oraciones es una parte significativa para los estadounidenses en el proceso democrático, pues estas son de dudosa legalidad y son un repudio a nuestra historia secular”, dijo Freedom From Religion Foundation.

  • Iglesia/Estado    
  • 4 mar 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

Saginaw, Michigan – Un grupo de activistas ateos les está exigiendo a los funcionarios de una ciudad del Estado de Michigan que no continúen orando durante las reuniones del consejo ya que tal acción es inconstitucional y perturba a los residentes que no creen en Dios.

Freedom From Religion Foundation (FFRF), con sede en Wisconsin Madison, recientemente envió una carta a Tim Morales, director de la ciudad de Saginaw, afirmando que la práctica de la oración de larga trayectoria en la ciudad es problemática.

FFRF, afirmó que un residente anónimo se quejó de las oraciones, lo cual incitó a escribirle dicha misiva.

“Que el gobierno excluya las oraciones es una parte significativa para los estadounidenses en el proceso democrático, pues estas son de dudosa legalidad y son un repudio a nuestra historia secular”, escribió la abogada Rebecca Markert. “Orar durante las reuniones del gobierno es innecesario, inadecuado y divisivo. Los miembros del consejo de la ciudad tienen la libertad de orar en privado o adorar en su tiempo libre a su manera. Los contribuyentes no tienen por qué hacerlo”.

Markert, afirmó que las oraciones del consejo municipal demuestran la promoción gubernamental de la religión, por lo que sostiene que es ilegal.

“Los gobiernos locales no deben realizar rituales religiosos o exhortar a los ciudadanos, independientemente de sus creencias, a participar en, o mostrar deferencias respecto a un ritual religioso”, declaró Markert.

El alcalde Dennis Browning dijo a MLive.com que la decisión está dividida, a que si las oraciones deben continuar o deben cesar, pero dijo que en última instancia está el abogado de la ciudad y el consejo de la ciudad.

Sin embargo, los demás funcionarios parecían ser más firmes en su opinión, que la carta de FFRF, es simplemente un intento de borrar a Dios de la vida pública y debería ser ignorado.

“Para mí no es un tema a tratar”, dijo el concejal Norman Braddock, quien también es candidato a la oficina del gobierno estatal. “Tenemos cosas mucho más importantes para estar preocupados del por qué la oración en una reunión. No queremos que nos distraigan las influencias externas que están en una misión de sacar a Dios del gobierno”.

“Tengo derecho a orar en público. Ese es nuestro derecho”, dijo el alcalde interino, Tem Amos O’Neal a la estación de televisión local WNEM. “Así que creo que es una cuestión de determinar en base a la información que tenemos y qué curso de acción vamos a tomar. Yo no veo por qué abstenernos de orar. No creo que eso suceda”.

La ciudad aún no ha respondido a la carta de FFRF, sin embargo, las oraciones que hace el gobierno son ahora el centro de un caso en trámite ante la Corte Suprema de los Estados Unidos. Se prevé que el juez se pronuncie el próximo mes, si las oraciones sobre todo en el nombre de Jesús son legales si se presentan en ciudades que son principalmente evangélicas o católicas. El fallo podría tener un impacto significativo en los consejos y juntas escolares del todo el país.

Traducido y adaptado por NoticiaCrisitana.com de Christian News