Evangélicos dominicanos celebran que no aprobaran despenalización de aborto

Codue señaló que el texto aprobado por los diputados “no autoriza, como procuraban algunos, la destrucción directa del feto en los casos de riesgos de la vida de la madre”

  • Iglesia/Estado    
  • 24 dic 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

EFE, SANTO DOMINGO.- Representantes de la comunidad evangélica celebraron que los diputados no hayan aprobado la plena despenalización del aborto terapéutico en la forma “abierta” y “genérica” que proponían varios sectores.

En un comunicado leído en conferencia de prensa por el presidente del Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (Codue), Fidel Lorenzo Meran, representantes de 19 organizaciones evangélicas señalaron que el texto aprobado por los diputados “no autoriza, como procuraban algunos, la destrucción directa del feto en los casos de riesgos de la vida de la madre, sino que pone a cargo de los médicos una clara obligación de diligencia en procura de la preservación de ambas vidas”.

Dicho texto reconoce “que no siempre es posible obtener ese resultado deseado de salvar ambas vidas, pero se ocupa de que en esos casos, antes de cualquier resultado adverso se hayan puesto en práctica todos los medios científicos y técnicos disponibles, hasta donde sea humanamente posible, para lograr ese objetivo”, señalaron.

Precisaron, además, que la iniciativa “solo exime de responsabilidad penal, en aquellos casos en que haya intervenido personal médico especializado, lo que descarta dejar el resultado a la libre preferencia y discrecionalidad de los actores involucrados, si bien su opinión es siempre ponderable”.

“También obliga (para caracterizar la inimputabilidad) que el evento haya ocurrido en establecimientos médicos formales lo que estimula la transparencia en el manejo de esos casos”, continuaron.

En cuanto a la futura ley propuesta por la Cámara de Diputados para interrumpir los embarazos productos de violación, incesto, o en caso de malformaciones, los evangélicos señalaron que el Congreso Nacional deberá proteger la dignidad de la vida tanto de la madre como del feto y producir un texto en consonancia con el artículo 37 de la Constitución que protege la vida humana desde su concepción.

En el caso de que se presente la ley, los evangélicos se comprometieron a “continuar luchando, con valor renovado, por la vida de los más débiles que no tienen voz propia para defenderse, impulsados por nuestra convicción de que sus vidas tienen el mismo valor y dignidad que cualquier otra, independientemente de sus limitaciones físicas, o del trágico evento que les ha dado origen”.