Colombia exigirá antecedentes penales a pastores antes de concederles personería jurídica

“Consideramos necesario conocer los antecedentes penales, por ejemplo, de los ministros de culto que soliciten la personería”, Lorena Ríos, Ministerio del Interior en Asuntos Religiosos.

  • Iglesia/Estado    
  • 16 feb 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Cerca de 7 mil entidades religiosas en Colombia poseen un patrimonio de $9,7 billones y declararon ingresos en el 2013 por $4 billones (peso colombiano), según la DIAN. Además, mensualmente hay en promedio 30 solicitudes de personerías jurídicas de nuevas iglesias en el país.

La asesora del Ministerio del Interior en Asuntos Religiosos, Lorena Ríos, anunció una propuesta controvertible: “consideramos necesario conocer los antecedentes penales, por ejemplo, de los ministros de culto que soliciten la personería.

No queremos vulnerar los derechos fundamentales, sin embargo, sí analizamos la importancia de conocer los antecedentes previos, sobretodo de los representantes legales, pero será un tema muy candente y de debate”. Esto lo regularían vía decreto.

Según la Red de Víctimas de Sectas, con sedes en Estados Unidos y Puerto Rico, han recibido al menos 800 denuncias de Colombia de personas que asistieron a determinadas agrupaciones religiosas (incluyendo una católica).

“El modus operandi para financiarse es el mismo que utilizaría un negocio que comete fraude. A la persona le presentan un producto sobre el cual lo ilusionan, ¿quién no quiere ser feliz y vivir tranquilo? Y se ha hecho realidad en el líder, pero la persona se encuentra con que hay unas condiciones: ‘vas a poder ser como yo… si sigues mis indicaciones, como ir a la calle a conseguir dinero para nuestra organización, o de todo lo que consigas y trabajes me tienes que dar el 80% o 90%’”, afirmó la directora de la Red, Myrna García.

Una expastora de una iglesia cristiana de Medellín le narró a RCN La Radio cómo cambió el estilo de vida del pastor principal, pasando de un interés general a un interés particular. Aseguró, sin embargo, que esto no ocurre en todas las iglesias.

“Inicialmente fue predicación, a la final fue manipulación que el pastor empezó a ejercer diciendo que quien no diezmaba no amaba a Dios. Hay iglesias o sectas, más bien, donde empiezan a exigirles a las personas una cantidad específica, por ejemplo, hacían cultos donde todos debían llevar $1 millón y el que no lo llevara entonces no amaba a Dios”.

Relató que los fondos recaudados se invirtieron, al principio, en la sede de la iglesia y en obras sociales como repartir comida a comunidades pobres y ayudar a los niños que iban al templo. Luego, el pastor “se pasó a vivir a un estrato más alto y empezó a cambiar de carro, cuando el resto de pastores no se ganaban más de un mínimo (…) por ahí $7 millones era lo que él nos decía que necesitaba, como mínimo, para llevar ese nivel de vida”.

Y esta joven, quien también pidió la reserva de su identidad, contó cómo el compañero sentimental de una amiga abrió una iglesia de un momento a otro. RCN La Radio verificó que está en el registro público del Ministerio del Interior.

El sociólogo Beltrán sostuvo, sin embargo, que no hay motivos para escandalizarse ante el éxito económico de algunos pastores de las más de 5 mil 200 iglesias registradas en Colombia. Su explicación es controvertida.

“Si uno quisiera ver a un pastor como un empresario exitoso, no hay razón para escandalizarse del éxito que tenga un pastor diferente al éxito que podría tener cualquier otro empresario. No tienen que estar de acuerdo conmigo, y puede generar bastante controversia. Un ejemplo: si usted es aficionado al fútbol y encuentra una satisfacción especial en ir a ver los partidos, ¿qué pasa allí? Usted paga para entrar al estadio, ver el partido y fundamentalmente ese espectáculo tiene un efecto en su estado anímico, pero nadie le dice a usted que ha sido explotado o manipulado por ir a ver un partido, y nadie se va a escandalizar porque el empresario del fútbol sea rico a partir de que usted asiste allá, esto es aceptado normalmente. Bueno, uno podría pensar que en las iglesias ocurre algo relativamente parecido. La gente va a los cultos y en cierto sentido presencia algo que es muy parecido a un espectáculo”.