NASA prohíbe usar el nombre de Jesús

El Instituto Libertad, uno de los mayores bufetes de abogados de libertad religiosa de la nación, amenazó con presentar una demanda federal a menos que la NASA se disculpe y pare de censurar el nombre de Jesús.

  • Iglesia/Estado    
  • 15 feb 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- El nombre de Jesús no es bienvenido en el boletín del Centro Espacial Johnson (JCS, por sus siglas en inglés), de acuerdo con una demanda presentada por un grupo de cristianos que trabajan para la NASA.

Los abogados de la NASA se dirigieron al Club JCS Alabanza y Adoración a abstenerse de utilizar el nombre “Jesús” en los anuncios del club que aparecieron en un boletín del Centro Espacial.

“Fue impactante para todos nosotros y muy frustrante”, dijo la ingeniera de la NASA Sophia Smith.

“La NASA tiene un largo historial de respeto a la expresión religiosa. ¿Por qué no nos permitirían poner el nombre de Jesús en el anuncio sobre nuestro club?”.

El Instituto Libertad, uno de los mayores bufetes de abogados de libertad religiosa de la nación, amenazó con presentar una demanda federal a menos que la NASA se disculpe y pare de censurar el nombre de Jesús.

El boletín Hoy JSC, se distribuye electrónicamente e incluye una serie de eventos del Centro Espacial desde lecciones de baile de salsa hasta un campamento de fútbol.

Posteriormente la NASA emitió un comunicado donde no refutó los cargos señalados por el Instituto Libertad.

“La NASA no prohíbe el uso de cualquier nombre religioso específico en los boletines de los empleados u otras comunicaciones internas. La agencia permite una gran cantidad de organizaciones cívicas, profesionales, religiosas y otros empleados.

En consonancia con la ley federal, la NASA intenta equilibrar los derechos de los trabajadores a ejercer libremente sus creencias religiosas con su obligación de asegurar que no hay respaldo de los gobiernos religiosos. Creemos y alentamos el diálogo abierto y diverso entre nuestros empleados a través de la agencia”.

Desde 2001, los empleados se habían reunido durante su hora de almuerzo para orar y cantar y leer la Biblia. No había habido problemas de censura hasta el año pasado.

Original