nav
Sábado 03 de Diciembre de 2016

Senado de Tennessee vota para que la Biblia sea libro oficial

El proyecto de ley está patrocinado por el senador republicano estatal Steve Southerland. El gobernador de Tennessee Bill Haslam y el fiscal general Herbert Slatery se oponen al proyecto de ley, diciendo que esto viola la separación de iglesia y estado.

  • Iglesia/Estado    
  • 4 abr 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- Un proyecto de ley que designe a la Biblia como el libro oficial de Tennessee ha pasado la Cámara de Representantes y a un comité del Senado del estado, y ahora pasará a otro comité del Senado para su aprobación.

Christian Today informa que el proyecto de ley: SB 1108 fue aprobado por el Comité Judicial del Senado del estado con una votación de 7-1.

La ley fue aprobada previamente por la Cámara por votos de 55-38.

El proyecto de ley está patrocinado por el senador republicano estatal Steve Southerland. El gobernador de Tennessee Bill Haslam y el fiscal general Herbert Slatery se oponen al proyecto de ley, diciendo que esto viola la separación de iglesia y estado.

Sin embargo, el senador republicano Kerry Roberts, que también apoya el proyecto de ley, dijo que George Washington y otros padres fundadores prestaron juramento sobre la Biblia, y que “la actitud de estas personas no fue para mantener la religión fuera del gobierno. Era para mantener al gobierno fuera de la religión”.

Además de otros estados de Tennessee se han tratado de aprobar proyectos de ley similares con respecto a la Biblia, incluyendo Mississippi y Louisiana, pero los proyectos de ley no han pasado en esos estados.

Ahora el proyecto de ley va al Comité Calendario del Senado de Tennessee que decidirá si debe recibir una audiencia en el Senado.

La American Civil Liberties Union (ACLU)se opone al proyecto de ley, afirmando que “la riqueza de diversidad religiosa en nuestro estado es el más respetado para asegurar que el gobierno no promueve libros religiosos específicos”, según la directora ejecutiva de ACLU Hedy Weinberg, quien ha añadido que “la selección de la Biblia como el libro del estado asciende a la promoción gubernamental de una religión sobre otras religiones, lo que viola claramente las constituciones tanto de EE.UU. como de Tennessee”.