Gobierno británico desiste censurar escuelas bíblicas

El movimiento era parte de la estrategia de combate contra el extremismo apoyado por el gobierno después de la noticia de que los niños estaban expuestos a las enseñanzas extremistas en un pequeño número de madrazas musulmanas.

  • Iglesia/Estado    
  • 12 jul 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

REINO UNIDO. – En una propuesta anunciada el año pasado, el Ministerio de Educación del Reino Unido había dicho que incluso las escuelas bíblicas tendrían que registrarse con el Ayuntamiento de la localidad, para participar de un “programa de combate al extremismo”.

El gobierno británico no seguirá el plan para exigir que las iglesias y sus respectivas clases de escuelas bíblicas para niños se registrasen en el Ayuntamiento de la localidad.

La decisión se produjo después de una intervención personal del arzobispo de Canterbury, publicó el diario británico ‘The Times’.

Según el diario, el arzobispo Justin Welby, expresó en conversaciones con altos miembros del gobierno, las preocupaciones acerca del rumbo que estaba tomando el “plan de lucha contra el extremismo”.

El Ministerio de Educación anunció la propuesta el año pasado, lo que obligaría a las instituciones que enseñan a los niños menores de 19 años durante más de seis horas a la semana.

El movimiento era parte de la estrategia de combate contra el extremismo apoyado por el gobierno después de la noticia de que los niños estaban expuestos a las enseñanzas extremistas en un pequeño número de madrazas musulmanas.

En abril, una coalición de instituciones sociales cristianas acusó al cuerpo de la inspección de las escuelas (Ofsted), para convertirse en el “regulador de estado sobre la religión”, e instó a los cristianos a oponerse a los planes.

Las instituciones Care, Christian Concern, Alianza Evangélica, Comunión de Abogados Cristianos y el Instituto Cristiano firmaron la declaración, diciendo que los planos anti-extremismo “excedieron los límites de los poderes del Estado”.

Un portavoz de CARE en el momento dijo a Christian Today que este enfoque “demuestra tanto la naturaleza preocupante de los planes del gobierno, como la fuerte determinación dentro de la comunidad cristiana para defender la libertad de enseñar la fe cristiana, para la siguiente generación sin la interferencia innecesaria del Estado”.