nav
Domingo 19 de Noviembre de 2017

Franklin Graham defiende a Trump, culpa a Satanás por disturbios de Charlottesville

El gobernador demócrata de Virginia Terry McAuliffe se vio obligado a declarar un estado de emergencia y el presidente Trump fue ampliamente criticado por no condenar inmediatamente a los supremacistas blancos en una declaración que hizo sobre los disturbios.

  • Iglesia/Estado    
  • 15 ago 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

VIRGINIA, EE.UU.- El presidente y director ejecutivo de la Asociación Evangelística Billy Graham, Franklin Graham defendió al presidente de Estados Unidos Donald Trump de los críticos que lo acusan de ser culpable del choque mortal que estalló en un evento de protesta nacionalista en Charlottesville, Virginia, durante el fin de semana. Graham también culpó a “Satanás” por estar “detrás de todo”.

“Es una vergüenza para los políticos que están tratando de echarle la culpa al presidente Trump por lo ocurrido en #Charlottesville, eso es absurdo ¿Qué pasa con los políticos como el ayuntamiento que votó por remover un monumento que había estado en marcha desde 1924, de las posibles repercusiones … ¿Y los políticos de la ciudad que emitieron el permiso para la manifestación legal para defender la estatua? ¿Y por qué el alcalde o el gobernador no vieron que un barril de pólvora estaba a punto de estallar y detenerlo antes de que empezara?”, preguntó Graham en una declaración en Facebook.

“En lugar de eso ellos quieren culpar al Presidente Donald J. Trump por todo, en realidad esto se reduce al mal en el corazón de las personas, Satanás está detrás de todo, quiere división, quiere disturbios, quiere violencia y odio.

Él es enemigo de la paz y la unidad. Denuncio el fanatismo y el racismo de todas las formas, ya sea negro, blanco o cualquier otro. Mi oración es que en nuestra nación se unan, que somos más fuertes juntos y que nuestras respuestas recaigan en Dios”, agregó Graham.

On Saturday, James Alex Fields Jr., 20, an alleged Nazi sympathizer, reportedly plowed a car into a crowd of activists in Charlottesville, killing one person and injuring 19.

El sábado, James Alex Fields Jr., de 20 años, un supuesto simpatizante nazi, arrasó con su automóvil a una multitud de activistas en Charlottesville, matando a una persona e hiriendo a 19.

El gobernador demócrata de Virginia Terry McAuliffe se vio obligado a declarar un estado de emergencia y el presidente Trump fue ampliamente criticado por no condenar inmediatamente a los supremacistas blancos en una declaración que hizo sobre los disturbios.

“Este no es un momento para insinuaciones o para permitir que se lea entre líneas”, dijo el senador republicano Cory Gardner en el programa “Estado de la Unión” de CNN.

“Este presidente ha hecho un trabajo increíble de nombrar el terrorismo en todo el mundo como un mal”, continuó. “Lo ha dicho y lo ha repetido una y otra vez, y este presidente tiene que hacer exactamente eso hoy”.

El alcalde demócrata de Charlottesville, Michael Signer, también dijo en el programa que Trump cortejó a los supremacistas blancos en su campaña presidencial y los animó a comenzar a actuar más públicamente.

“Mira el cortejo intencional tanto, por un lado, de todos estos supremacistas blancos, grupos nacionalistas blancos como ése, grupos antisemíticos“, dijo Signer. “Y luego mira por otro lado, el repetido fracaso de acelerar, condenar, denunciar, el silencio…”.

Explicó, que la agitación durante el fin de semana es mucho más grande que el presidente y fue un reflejo de la erosión de la democracia. “Espero que si los hechos están ahí, que enérgicamente juzguemos esto como un caso de terrorismo doméstico”, agregó Signer sobre el ataque. “Esto no puede tolerarse”.

El Procurador General Jeff Sessions declaró ayer lunes que el incidente es “un ataque maligno inaceptable” y dijo que es “terrorismo interno”.

“Cumple con la definición de terrorismo interno en nuestro estatuto”, dijo Sessions en el programa “Good Morning America” de ABC.  “Usted puede estar seguro de que vamos avanzar en la investigación y  con los cargos más graves que se pueden presentar porque esto es inequívocamente un ataque maligno inaceptable”, agregó.

El domingo 13, un funcionario de la Casa Blanca sostuvo que Trump condenó “todas las formas de violencia, fanatismo y odio, y por supuesto que incluye a los supremacistas blancos, KKK, neonazis y todos los grupos extremistas”.

El vicepresidente Mike Pence también denunció a los supremacistas blancos el domingo. “Estos grupos marginales peligrosos no tienen cabida en la vida pública estadounidense y en el debate estadounidense, y los condenamos en los términos más fuertes posibles”, dijo.

[ Fuente: Christian  Post ]