nav
Viernes 17 de Noviembre de 2017

China prohíbe a comunistas orar a Dios y relacionarse con líderes religiosos

Funcionarios del Partido Comunista fueron alertados de no “orar a Dios” o “confraternizar” con líderes religiosos según informa el diario oficial de China.

  • Iglesia/Estado    
  • 23 oct 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

CHINA.- Funcionarios del Partido Comunista fueron advertidos de no a “orar a Dios” o “fraternizar” con los líderes religiosos según informó el diario oficial de China, People’s Daily, el pasado jueves pasado (12).

“Algunos funcionarios, a menudo, van a monasterios, oran a Dios y adoran a Buda”, describió la publicación. “Algunos empleados están obsesionados en frotar sus hombros con maestros, confraternizando con ellos como hermanos, convirtiéndose en sus aduladores y sus árboles de dinero”.

El People’s Daily dijo que las autoridades deben recordar las palabras de Karl Marx, que afirmó que “el comunismo comienza donde comienza el ateísmo”. “La superstición es como una contaminación y anestesia espiritual que no puede ser subestimada y debe ser cuidadosamente removida”, dijo el diario.

Otra publicación observa que mientras China garantiza oficialmente la libertad de religión para los principales sistemas de creencias como el cristianismo, el budismo y el islam, los miembros del partido comunista deben adherirse al ateísmo.

“Los miembros del partido no deben tener creencias religiosas, que son una línea roja para todos”, escribió Wang Zuoan, director de la Administración Estatal para Asuntos Religiosos, en la última edición de la revista del Partido, Qiuishi Journal.

“Los miembros del Partido deben ser ateos marxistas firmes, obedecer las reglas del Partido y mantener la fe del Partido … Ellos no están autorizados a buscar valor y creencia en la religión”, agregó.

Wang alegó que las fuerzas extranjeras están usando la religión “para infiltrarse en China”, convirtiéndose en una amenaza a la seguridad del país. “Las actividades religiosas ilegales se están extendiendo en algunos lugares, amenazando la seguridad nacional y la estabilidad social”, argumentó.

Persecución religiosa

Los cristianos están bajo una creciente presión de las autoridades, que intentan forzarlos a aceptar los ideales comunistas. Más de 2.000 iglesias fueron demolidas en la provincia costera de Zhejiang, y la policía sigue atrapando a cientos de pastores y abogados de derechos humanos.

Por otro lado, según un estudio de la Universidad de Shangai, más del 60% de los estudiantes están interesados ​​en aprender más sobre el cristianismo y el número de jóvenes cristianos ha crecido entre las iglesias reconocidas oficialmente e iglesias subterráneas.

Actualmente, el número de cristianos en China, es de 100 millones, ya supera el número de miembros del Partido Comunista Chino, que es de 85 millones.

[ Fuente: China Aid ]