nav
Miércoles 13 de Diciembre de 2017

Pastor anglicano pide oraciones para que príncipe George sea gay

Líder religioso cree que esto puede influir en la aceptación del matrimonio gay por la Iglesia

  • Iglesia/Estado    
  • 4 dic 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

REINO UNIDO.- Un pastor de la Iglesia Anglicana, la religión oficial del Reino Unido está pidiendo oraciones para que el príncipe George de Inglaterra, que tiene sólo 4 años sea homosexual.

Como el niño es el tercero en la línea de sucesión al trono, y un día podrá ser rey, Kelvin Holdsworth, que lidera la Catedral de Glasgow en Escocia, dice que un gay en la familia real podrá ayudar en la aceptación del matrimonio gay.

Holdsworth que es una figura prominente de la Iglesia Episcopal escocesa, hizo el pedido en su blog personal y viene siendo duramente criticado.

Según él, para que la Iglesia acepte el matrimonio homosexual, una “opción es hacer oraciones, en la privacidad de sus corazones (o, en público, si tienen coraje), para que el Señor bendiga al príncipe George con el amor, cuando crezca, de un joven caballero”.

El texto dice que “Un matrimonio real [gay] puede ayudar a solucionar las cosas de manera increíblemente fácil, aunque tenemos que esperar unos 25 años para que eso suceda”.

La cuestión del matrimonio homoafetivo viene dividiendo la Iglesia anglicana desde hace décadas. Con 80 millones de seguidores en todo el mundo, en algunos países, como en Escocia, eso es aceptado, a diferencia de la sede inglesa y los países africanos.

Como se esperaba, esa sugerencia del pastor fue recibida con indignación. Gavin Ashenden, que fue capellán de la reina Isabel II, bisabuela de George, afirmó que tal propuesta es “desagradable y desestabilizadora. Equivale a una maldición”.

Para el pastor retirado, aunque “las expectativas de todos es que George reine un día y tenga un heredero biológico con una mujer a quien ame”. La petición de Holdsworth sería “el equivalente teológico de la maldición de una hada malvada en los cuentos infantiles”.

[ Fuente: The Times]