Benedicto XVI promete darles justicia a las víctimas que fueron abusadas por sacerdotes pederastas

Federico Lombardi, portavoz del Vaticano emitió en un comunicado que el Papa habló personalmente con cada una de las ocho víctimas. Aseguró que el Papa «está haciendo y continuará haciendo» todo lo posible para, esclarecer las acusaciones, «llevar ante la Justicia a los responsables de los abusos y para implementar medidas»

  • Moralidad    
  • 27 abr 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

El Papa Benedicto XVI, ha hecho unos de los mayores compromisos con la Iglesia Católica, salvarla de la situación vergonzosa en la que se visto envuelta esta entidad religiosa por los delitos de abusos sexuales a menores de edad por parte de sus sacerdotes.

El máximo líder de la Iglesia Católica, se reunió en Malta con ocho hombres que sufrieron abusos sexuales en su infancia. Benedicto, les prometió, que «llevará ante la Justicia» a los responsables de pedofilia y que hará «todo lo que esté en su mano» para aplicar «medidas eficaces» que impidan que tan atroces abusos vuelvan a producirse.

Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, emitió en un comunicado que el Papa habló personalmente con cada una de las ocho víctimas y se mostró muy afectado por lo que le relataron. Expresó «su vergüenza y pesar» y les aseguró -tras rezar con ellos- que la Iglesia «está haciendo y continuará haciendo» todo lo posible para, además de esclarecer las acusaciones, «llevar ante la Justicia a los responsables de los abusos y para implementar medidas» que impidan que ocurra nada semejante a los jóvenes en el futuro.

Lombardi, también reveló que Benedicto escribió una carta a los católicos de Irlanda y rezó para que todas las víctimas de abusos de los sacerdotes alcancen «curación y reconciliación, permitiéndoles seguir adelante con renovada esperanza».

En Malta, según datos de la Iglesia, 45 sacerdotes han sido investigado por abusos a menores. El arzobispo de Malta, Paul Cremona, comenzó a oficiar la misa al aire libre con la que el Papa cerró su viaje, señalando que la Iglesia católica debe reconocer «los fallos y pecados» de sus integrantes y, aunque no se refirió de modo explícito al escándalo de los sacerdotes pederastas, insistió en que la Iglesia «ha de ser lo suficientemente humilde» como para reconocer «el fracaso y los pecados» de sus miembros.

F: AFP