nav
Sábado 23 de Septiembre de 2017

Católicos y evangélicos retrasan Ley que podría prohibir predicar contra homosexualidad

El proyecto tenía previsto votarse en el Senado, pero finalmente se ha postergado hasta la primera quincena de julio, después del masivo rechazo ciudadano que se ha manifestado en forma de carta dirigida a los representantes de la nación.

  • Moralidad    
  • 8 jul 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

La Iglesia Católica y Evangélica se muestran unidos en defensa de los valores y libertades fundamentales, amenazados en Chile. En una comparecencia parlamentaria conjunta de obispos católicos y evangélicos, y frente a una Comisión de Senadores, los cristianos mostraron una sólida y férrea defensa del matrimonio entre un hombre y una mujer, los derechos de los niños a tener un padre y una madre, la libertad de religión, y la libertad de expresión.

Lamentablemente sobre Chile pesa la amenaza de la aprobación de la mal llamada Ley contra la discriminación, que impone la ideología de género bajo pena de cárcel y que iba a votarse en el Senado, aplazada tras el expresado rechazo ciudadano.

El proyecto tenía previsto votarse en el Senado, pero finalmente se ha postergado hasta la primera quincena de julio, después del masivo rechazo ciudadano que se ha manifestado en forma de carta dirigida a los representantes de la nación, a través de las alertas realizadas por diversos colectivos pro familia y de defensa de las libertades, como MuéveteChile.org.

La Comisión de Legislación, Constitución y Justicia del Senado, conformada por los Senadores Soledad Alvear, Hernán Larraín, Patricio Walker, Alberto Espina y Andrés Chadwick, escuchó a los representantes de la Iglesia Católica y Evangélica, a los que había invitado para que informaran acerca de las objeciones que tienen sobre el proyecto de ley de no discriminación.

Monseñor Gonzalo Duarte, Obispo de Valparaíso, representó a la Iglesia Católica, y en representación de la Iglesias Evangélica estuvo el Pastor Francisco Rivera, Presidente de la Comisión Legal del Consejo de Pastores, el Obispo Emiliano Soto y el diácono Edgardo Sepúlveda. Además, asistieron a la sesión Monseñor Juan Ignacio González, Obispo de San Bernardo; el Padre Marek Burzawa, Vicario para la Familia; Carmen Domínguez, Directora del Centro UC de la Familia y en la calidad de observadores, asistieron los senadores Carlos Bianchi y Francisco Chahuán.

Monseñor Duarte, resaltó que “la aprobación de este proyecto plantea problemas en términos de la protección futura de las libertades religiosas, de expresión y de las bases en las que se sustenta la legislación de familia e instituciones esenciales de la misma, tales como el matrimonio o la adopción. Todo ello por efecto de introducirse en él como una nueva categoría protegida la de la ‘orientación sexual’”.

Por su parte el Pastor Rivera, sostuvo que “la palabra orientación sexual en el contexto de la ley acarrearía una serie de conflictos jurídicos y asentarán las bases para el matrimonio entre personas del mismo sexo”.

Los portavoces de la Iglesia Católica y Evangélica se mostraron unidos, coincidiendo en la necesidad de sacar del proyecto el concepto de “orientación sexual”, ya que no es un término de consenso ni siquiera a nivel internacional y porque puede inducir a generar justamente una discriminación a las libertades fundamentales.

Y mientras el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (MOVILH), impulsor fundamental de esta ley, y que se presenta como el “Movimiento Chileno de Minorías Sexuales. Gay, lésbico, transexual, transgénero y bisexual”, sigue arremetiendo –muestra de ello es su respuesta a esta comparecencia en su web- contra los cristianos, reflejando una contrariedad reforzada tras el éxito cívico que logró retrasar la votación de su ansiado proyecto de ley.

MOVILH trata de desacreditar esta “alianza” entre iglesias cristianas intentado hacer creer que obedece a los apoyos de “variados movimientos ultra-católicos que al igual que las iglesias se han movilizado con fuerza contra los derechos de las minorías sexuales en el Senado, en el marco de las discusiones sobre la ley contra la discriminación y las uniones de hecho”.

MOVILH, molesta dijo que esto situación es “una alianza homofóbica y transfóbica entre las jerarquías de las iglesias Católica y Evangélica, que tiene como único fin boicotear en el Congreso Nacional la igualdad de derechos para las minorías sexuales”.