nav
Lunes 11 de Diciembre de 2017

Sacerdote muestra imágenes pornográficas por error ante padres de familia

•El contenido de imágenes pornográficas en la pantalla una vez introducido un lápiz de memoria, tomo por sorpresa a los padres de familia que recibirían una charla en PowerPoint sobre la primera comunión de sus hijos.

  • Moralidad    
  • 3 abr 2012   

¿Qué sientes con esta noticia?

La Iglesia católica de Irlanda confirmó esta semana que investiga a un sacerdote que, por error, enseñó imágenes pornográficas cuando daba una charla a un grupo de padres en un colegio de primaria de Pomeroy (Irlanda del Norte).

En un comunicado, el primado irlandés, el cardenal Séan Brady, informó que el padre Martin McVeigh “mostró sin darse cuenta imágenes inapropiadas” al comienzo de una “presentación de ‘Powerpoint’, ante padres de familia, lo que causó inquietud entre los presentes”.

“El sacerdote ha declarado que no tiene conocimiento de las ofensivas imágenes, con todo y que su dicho contenido esta registrado en su lápiz de memoria para computadora. La archidiócesis contactó inmediatamente con la PSNI (Policía norirlandesa) que ha indicado que, de acuerdo con las pruebas disponibles, no se ha cometido delito alguno”, señaló Brady.

La máxima autoridad católica en la isla de Irlanda añadió que mas bien el sacerdote Martin McVeigh “coopera con una investigación sobre este asunto, que lleva a cabo la archidiócesis” en lo que pareciera una escena de radionovela, ya que estaríamos hablando de una auto-investigación de lo que la policía misma dice que no hay delito.

¿Cuestión de conciencia?

Según un comunicado redactado por los padres de los alumnos, el suceso ocurrió el pasado veintiséis de marzo en la Saint Mary’s School durante una reunión en la que el religioso iba a dar una charla sobre la Primera Comunión, en la que estaba presente al menos un menor.

Pero de pronto, según explica la nota de prensa, imágenes de hombres aparecieron en la pantalla después de que McVeigh introdujese un lápiz de memoria en su ordenador portátil ante sorprendidos padres de familia que mostraron su horror púdico.

Entonces ante tan desagradable e inesperado incidente “Agitado y nervioso”, continúa el texto, el sacerdote extrajo el lápiz rápidamente y abandonó la sala sin ofrecer “explicación alguna o disculpas”.

La reunión con “un coordinador y profesores” continuó en su ausencia, a pesar de que los “padres que vieron las imágenes estaban horrorizados y distraídos”.

McVeigh, regresó “veinte minutos después” y retomó su presentación, que concluyó con la advertencia a los padres de que “los niños reciben demasiado dinero por su Primera Comunión y que deberían considerar dar parte a la Iglesia”.

Fuente/EFE