nav
Domingo 10 de Diciembre de 2017

Asambleas de Dios Nicaragua: “Dios ama al pecador pero rechaza su pecado”

•En Nicaragua la figura del matrimonio o unión de hecho estable entre un Hombre y una Mujer es de rango constitucional según artículo setenta y dos de la constitución : “El matrimonio y la unión de hecho estable están protegidos por el Estado…”.

  • Moralidad    
  • 4 jun 2012   

¿Qué sientes con esta noticia?

El Doctor y Reverendo Rafael Arista, vicepresidente de las Asambleas de Dios de Nicaragua y representante por América Latina y el Caribe ante el directorio mundial del Concilio Asambleas de Dios, en conferencia de prensa el pasado lunes veintiocho de mayo, dio a conocer la posición oficial de esta denominación evangélica pentecostal frente a la diversidad sexual.

“En el principio, varón y hembra creo Dios, formando así una relación amorosa entre un hombre y una mujer”, cita la parte inicial del comunicado.

“No existe evidencia alguna en las Sagradas Escrituras de relaciones amorosas entre personas del mismo sexo, pero sí se encuentra sancionado las uniones entre homosexuales”, puntualiza el Reverendo Arista.

Sigue diciendo: “Sin embargo en los últimos tiempos han habido algunos estudiosos de la Biblia interpretando las Sagradas Escrituras fuera de contexto, con el fin de aprobar teológicamente la unión entre personas del mismo sexo”.

Entrando en la teología practicada por las Asambleas de Dios que separa la persona de sus malas acciones el Doctor Arista agrega: “Creemos que Dios ama sin excepción alguna a todos los seres humanos de la tierra, independientemente de la vida moral que lleve, pues Cristo murió por todos, pero sabemos que Dios rechaza la práctica pecaminosa del ser humano.

El vino a buscar y a salvar lo que se había perdido”. (Lucas: 19:10).

“Dicho de otra manera, Dios ama al pecador pero rechaza su pecado. Nosotros como iglesia (Asambleas de Dios) queremos manifestar públicamente que amamos a las personas, independiente del pecado que practiquen y les abrimos espacio en nuestras iglesias. Queremos ratificar nuestra posición que estamos en contra de las relaciones amorosas entre homosexuales pero no (estamos en contra) de las personas que tienen esa desviación”.

Así finaliza el comunicado oficial de las Asambleas de Dios, la denominación evangélica más grande en Nicaragua, Latinoamérica y el mundo, presentado por el Doctor en Teología y Ministerio Pastoral, Reverendo Rafael Arista, vicepresidente nacional y miembro de la Junta Directiva Mundial del Concilio Asambleas de Dios, con más de 64 millones de miembros en 251 países del mundo, con 350,000 iglesias y más de 344,000 ministros pastores.

El Parlamento de Nicaragua, aprobó en lo general el Código de la Familia el veintidós de marzo del corriente año. La alta dirigencia de la Iglesia Evangélica así como la Iglesia católica, se muestran satisfechas por el concepto fundamental claramente establecido en el código sobre el concepto de familia.

No obstante, sectores de la llamada diversidad sexual, presionan sobre el concepto de familia, en lo referente al artículo cuarenta y siete sobre la definición del matrimonio: “El matrimonio es la unión voluntaria de un hombre y una mujer constituida por el libre y mutuo consentimiento de los contrayentes con aptitud legal para ello, a fin de hacer y compartir una vida en común y constituir una familia basada en la solidaridad y el respeto mutuo.

Siempre sobre el matrimonio el artículo cuarenta y ocho del Código de la Familia, hablando sobre la edad para contraer matrimonio refiere: “Son aptos legalmente para contraer matrimonio, el hombre y la mujer que hayan cumplido dieciocho años de edad”. Mas adelante, en el artículo setenta y cuatro refiriéndose a las obligaciones de los cónyuges sostiene: La mujer y el hombre unidos en matrimonio comparten la responsabilidad de conducción y representación de la familia.

Lo anterior, es el contenido medular del Código de la Familia de Nicaragua que rechaza a los grupos de la diversidad sexual, por tal motivo estos presionan a los congresistas para que reformen ese concepto de familia exclusivo para el hombre y la mujer.

La Iglesia Evangélica así como la Iglesia Católica son el centro de las críticas y la presión de los activistas de la diversidad sexual que se enfoca hacia los congresistas de la Asamblea Nacional, porque aducen sentirse discriminados, excluidos y rechazados por este código, que impide a parejas del mismo sexo formar una familia y darles el derecho a la adopción.

Foto: Doctor Rafael Arista, Visepresidente Asambleas de Dios Nicaragua y su Esposa, la Pastora Julia de Arista.

Fuente: Propias/.