nav
Viernes 02 de Diciembre de 2016

“El Desafío de la Blasfemia” estimula a los jóvenes a ofender al Espíritu Santo

Barry Leventhal, director del programa de estudios judíos en el Seminario Evangélico del Sur, señala que “hay una diferencia entre, el pecado imperdonable. En última instancia, ofender al Espíritu es negar su acto de convencimiento. Por lo tanto, la persona muere sin creer en Cristo. Esto tendrá consecuencias eternas”.

  • Moralidad    
  • 5 sep 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

Gran parte del éxito al “desafío del cubo de agua fría” (ice bucket challenge) se debe a la cultura actual donde todo pasa a través de las redes sociales. Una persona desafía a otra (o más de uno) y por lo que el acción se “viraliza” rápidamente. Con versiones locales, distribuidas en gran parte del mundo, esto ha tenido un efecto beneficioso para advertirles a muchísimas personas de una enfermedad conocida que no tiene cura.

Sin embargo tras este ice bucket challenge otros “desafíos” se levantaron, pero sin el mismo éxito. Tal vez por no intervino directamente una causa. Pero un grupo de ateos está tratando de utilizar esta “onda” y ha inventado “The Blasphemy Challenge” [El Desafío de la Blasfemia], que fue lanzado hace años, no había tenido impacto, pero ahora lo ha revivido.

La Brigada de Respuesta Racional [Rational Response Squad], quien inició la campaña, explica que es una forma moderna de promover el ateísmo.

Básicamente, el participante deberá grabar un vídeo en el que blasfema contra a Dios u ofende al Espíritu Santo. El primero que lo hizo recibió un DVD con un documental anti-religioso.

Fox News informó que el intento es recuperar el movimiento. La página web de Charisma News investigó y demuestra que es en realidad una manera de desafiar a la promesa de Marcos 3:29, donde Jesús dice que la blasfemia contra el Espíritu Santo es un pecado imperdonable.

“Los ateos han logrado llamar la atención sobre todo de los adolescentes que muestran su oposición al cristianismo”, dijo Perri Geada. “Casi no hay delitos contra otras religiones”.

Barry Leventhal, director del programa de estudios judíos en el Seminario Evangélico del Sur, señala que “hay una diferencia entre, el pecado imperdonable. En última instancia, ofender al Espíritu es negar su acto de convencimiento. Por lo tanto, la persona muere sin creer en Cristo. Esto tendrá consecuencias eternas”.

La mayoría de los estudiosos coinciden en que la advertencia de Jesús acerca de “la blasfemia contra el Espíritu Santo”, eran una situación única, restringida a la época en que Cristo estuvo en la Tierra.

Leventhal, explica: “Incluso Jesús se presentó como el Mesías a los judíos. Con pruebas irrefutables, que había hecho todo lo necesario para demostrar quién era, sin embargo, le atribuyeron sus obras al Diablo, provocando la peor forma de blasfemar”.

Sin embargo, se advierte que los jóvenes no deben dejarse llevar por algo que puede parecer una broma, porque hay una connotación espiritual seria en las palabras que se les anima a utilizar.

Foto: Joven blasfemando contra el Espíritu Santo

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com