nav
Miércoles 13 de Diciembre de 2017

Dolor oración y críticas a Bush y Karsai por parte de misioneros secuestrados

Las familias de los 21 rehenes surcoreanos piensan colgar vídeos en los principales portales web tanto surcoreanos como extranjeros para llamar a los talibanes y al mundo entero a trabajar para su liberación.

  • Persecuciones    
  • 8 ago 2007   

¿Qué sientes con esta noticia?

Deseamos compartir nuestra solidaridad y oraciones con la familia presbiteriana global, en particular con el Concilio Nacional Presbiteriano Coreano, por la muerte violenta del hermano Shim Sung-Min, el segundo de los rehenes coreanos asesinados por el Talibán en Afganistán, quien hace solo unos días asesinó también al Rev. Bae Hyung-Kyu”, dice la nota firmada por el secretario de la Asociación de Iglesias Presbiterianas y Reformadas de América Latina (AIPRAL), reverendo Germán Zijlstra.

Ziljstra anima a todas las congregaciones de las iglesias miembro de AIPRAL y a las comunidades de fe hermanas a unirse en oración por la vida y la liberación de estos rehenes, “poniendo en las manos de Dios a las familias afectadas”.

Los talibanes que mantienen secuestrados a 21 surcoreanos evangelistas en Afganistán propusieron este martes la liberación de algunas de las mujeres raptadas a cambio de la puesta en libertad de mujeres simpatizantes de la insurgencia, informó la agencia surcoreana Yonhap.

Los familiares de los rehenes dieron a conocer sus esperanzas en la reunión bilateral del lunes: “No pudimos dormir porque nuestras esperanzas de una liberación dependían de la reunión de los dos líderes”, George W.

Bush y Hamid Karzai.

“Pero la cumbre nos falló a los familias (…) no se hicieron los esfuerzos suficientes para salvar preciadas vidas”, añade el grupo que se reunió en una iglesia las afueras de Seúl, la misma de donde partieron los evangelistas en misión a Afganistán.

Por otra parte, el marido de una de las mujeres secuestradas junto con otros 20 surcoreanos colgó un vídeo en Youtube dirigido a su esposa, en el que dice que se odia por dormir y comer mientras ella sufre en manos de sus captores talibanes.

Rhyu Haeng-Shik, de 36 años, llamó con lágrimas en los ojos a la liberación de su mujer, en el primero de una serie de vídeos realizados por familiares de los 21 rehenes surcoreanos.

Las familias de los 21 rehenes surcoreanos piensan colgar vídeos en los principales portales web tanto surcoreanos como extranjeros para llamar a los talibanes y al mundo entero a trabajar para su liberación.

APFDigital