nav
Sábado 23 de Septiembre de 2017

Continua la Intolerancia Religiosa en Argelia

Cuatro ciudadanos argelinos convertidos al cristianismo han sido condenados a prisión y a pagar una multa, mientras que otros dos fueron dejados en libertad tras haber negado su conversión

  • Persecuciones    
  • 14 jul 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

Cuatro ciudadanos argelinos convertidos al cristianismo han sido condenados a prisión y a pagar una multa, mientras que otros dos fueron dejados en libertad tras haber negado su conversión. Fueron juzgados por “práctica ilegal de un culto no musulmán”, según informó el abogado defensor.

Uno de los convertidos al cristianismo fue condenado a seis meses de prisión y a pagar una multa equivalente a 2.000 euros, mientras que los otros tres deberán purgar una pena de dos meses de prisión con una multa de mil euros cada uno.

Según explicó el abogado, Kheloudja Khalfour, los cuatro que fueron condenados por el tribunal correccional de Tiaret reconocieron haberse convertido al cristianismo, mientras que los que lo negaron quedaron en libertad. Kheloudja dijo que apelará el fallo, dado que solo quienes admitieron haberse convertido fueron condenados, mientras que los otros, que también se convirtieron, pero ante el juez lo negaron, fueron liberados. “Todos fueron juzgados por los mismos hechos, por lo que todos debieron ser condenados o todos liberados”.

El grupo de seis conversos fue juzgado luego de haber sido arrestados a la salida de un local en donde habrían participado de un servicio religioso “ilegal”, según explican las autoridades argelinas.

De acuerdo con la controvertida ley de febrero de 2006 que regula el culto religioso en Argelia, los lugares para este ejercicio deben estar definidos y autorizados por el ministerio de asuntos religiosos.

Otro tribunal correccional, el de Tissemsilt, localidad ubicada a 350 kilómetros al sudeste de Argel, capital de Argelia, emitirá próximamente su fallo sobre otros dos conversos al cristianismo. Condenados el 20 de noviembre de 2007 a dos años de prisión y a pagar 5.000 euros por ejercicio ilegal de un culto no musulmán, solicitaron ser juzgados nuevamente en su presencia, como lo permite la ley argelina.