nav
Sábado 23 de Septiembre de 2017

Desalojan a miembros de iglesia evangélica

Un grupo de cristianos evangélicos tomó como rehenes a un pastor y a su familia porque asegura que él se está robando un terreno donde está construida la iglesia.

  • Persecuciones    
  • 27 ago 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

Un grupo de cristianos evangélicos tomó como rehenes a un pastor y a su familia porque asegura que él se está robando un terreno donde está construida la iglesia llamada Las Flores para Cristo, la cual fue donada por él hace ocho años.

“Se nos quiere robar la obra de Dios; todos hemos puesto un granito de arena para construir esta iglesia y no es justo que él nos la venga a quitar”, manifestaron los miembros de la iglesia.

Los vecinos de los alrededores apoyaron a los cristianos porque aseguraron que el pastor, de nombre Alfredo Cano, la quiere para su propio uso, y además lo acusaron de robarse las donaciones que vienen del extranjero para las gente pobres de la comarca Las Flores.

Cano dijo que es verdad que él dio el terreno para que construyeran una iglesia, pero al ver el conflicto que se armaba en la misma, decidió desalojar a los evangélicos.

La abogada enviada por los miembros de dicha iglesia dijo que Cano tenía todo el derecho de hacer lo que quisiera con su terreno, ya que todos los papeles indicaban que él es el único dueño de la propiedad y que no hay un papel que indique que hay una donación de terreno para los feligreses.

Los feligreses se molestaron porque Cano les dio 45 días para desalojar el lugar, pero que él no aguantó ni un mes para ir a quitar los candados y sacar todo lo que había dentro.

“Es cierto que yo les mandé una carta diciéndoles que les daba 45 días para que salieran de la propiedad, pero ellos en cambio de salir andaban buscando la manera como quitarme lo que legalmente me pertenece”, manifestó Cano.

Como los vecinos y miembros de la iglesia tenían a la familia de Cano encerrada en la misma, con la intención que él desistiera del desalojo, éste llamó a la Policía para que le ayudara de salir del lugar.