nav
Sábado 21 de Octubre de 2017

Amenazan de muerte a evangélicos por no seguir tradiciones católicas

Tres están detenidos en Oaxaca por negarse a participar en las fiestas locales

  • Persecuciones    
  • 18 nov 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

Un grupo de católicos, avalados por autoridades tradicionales y caciques en Zinacantán, municipio de Chiapas, amenazaron con “sacar las armas” en contra de cristianos evangélicos, luego de que se niegan a cooperar para las fiestas de la localidad en 4 parajes.

La situación es tensa en este momento, luego de que se formó un grupo de diálogo para tratar de resolver el problema, donde 4 miembros de varias iglesias evangélicas fueron detenidos por más de 24 horas y amenazados por sus captores la semana pasada.

Los cristianos se niegan a ocupar cargos tradicionales que van en contra de su fe, al tiempo que también son obligados a ingerir bebidas embriagantes y realizar ritos paganos. Los católicos les imponen el pago de cuotas de hasta mil 500 pesos por familia (unos 150 dólares) para relizar las fiestas locales.

Al menos 200 cristianos están amenazados con utilizar la violencia en su contra si se niegan al pago de las cuotas o a participar en las fiestas.

El pastor Francisco Gómez Hernández, de la Iglesia Palabra de Esperanza y Miel, mencionó que los católicos han amenazado con “sacar las armas” para obligarlos a cumplir con esta tradiciones.

El Evangelio llegó a estas comunidades desde febrero de 1981, cuando 15 familias fueron expulsadas por grupos radicales. En la actualidad hay 4 iglesias en varios parajes aledaños que están padeciendo actos de intolerancia y discriminación.

EN OAXACA ENCARCELAN A 3 POR EL MISMO MOTIVO

En Santiago Teotlaxco, Distrito de Ixtlán de Juárez, Estado de Oaxaca, fueron detenidos desde anoche Roberto Martínez Santiago Cristobal Pedro Martínez Jerónimo y Benito Jerónimo Jerónimo a quienes también los obligan a pagar cuotas excesivas y a participar en las fiestas católicas de la localidad.

Miembros de la Unión de Iglesias Arca de Noé y de la Pentecostés denunciaron que autoridades locales los obligan a llevar a cabo actos que van en contra de sus convicciones como venerar imágenes, participar en cultos católicos y organizar y financiar fiestas tradicionales.

Las autoridades de esta comunidad obligaron a los evangélicos a firmar un “reglamento interno” que los obliga a llevar a cabo ritos para las festividades religiosas de origen católico.

Un total de 180 cristianos de esta población, entre ellos muchos niños, están temerosos de ser expulsados de sus propias tierras, ya que han sido amenazados constantemente por varios indígenas si es que no participan y pagan las fiestas religiosas.

Estos casos se suman a los más de 60 asuntos de intolerancia y discriminación religiosa que se han dado en el país a lo largo del actual sexenio, principalmente en los Estados de Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Jalisco, Hidalgo y Michoacán.