nav
Viernes 15 de Diciembre de 2017

Iglesias de Cuba interceden ante el Presidente Barack Obama

El Consejo de Iglesias de Cuba envió una carta abierta al presidente de los Estados Unidos Barack Obama donde se pide que intervenga, se haga intercesión, a favor del pastor afroamericano Lucius Walker.

  • Persecuciones    
  • 5 mar 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

Destaca la labor del grupo del Movimiento de Pastores por la Paz, encabezado por el Reverendo Walker, trabajando en labores de construcción de escuelas en Cuba, así como el traer en varias ocasiones diversos tipos de donativos, como ómnibus escolares, medicinas y alimentos, a la población cubana.

El presidente del Consejo de Iglesias de Cuba, Reverendo Marcial Miguel Hernandez, de la Iglesia Evangélica Libre, llama a que se considere la actitud y las consecuencias de esta injusta situación.

Ante todo la misiva expresa “un saludo en nombre de Jesucristo, acompañado de nuestras oraciones para que Dios le bendiga y les use en sus responsabilidades como presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, en estos momentos tan críticos para la humanidad y la vida en el planeta”.

Subraya que “su elección como presidente de los Estados Unidos abrió unas perspectivas de fe y de esperanza para los pueblos, que como el nuestro ha sufrido durante casi cincuenta años las medidas de las anteriores administraciones de su país, que han afectado la calidad de vida del pueblo cubano”.

Añade que “preocupa la situación del Reverendo Lucius Walker” para que se presente ante un juez y se advierte que puede ser procesado o encarcelado.

“El Rev. Walker y su organización, es una de las instituciones norteamericanas de inspiración cristiana, muy apreciada y respetada por nuestro pueblo, por ofrecernos una mano amiga, fraterna, la que ha contribuido al bienestar general de todo el pueblo cubano”.

La carta fue apoyada enanamente por todos los líderes de iglesias evangélicas y protestantes, y de movimientos ecuménicos, incluso por un representante de la Liga Islámica de Cuba, presentes en una Asamblea de Estudio del CIC, realizada este martes 3 de marzo en el Seminario Teológico de la Iglesia del Nazareno, situado en Punta Brava, en las proximidades de la capital, bajo el lema de la primera epístola de Pedro: “Tenemos esperanza”.

La Asamblea que reunió líderes religiosos de las provincias occidentales de la Isla tuvo como objetivo estudiar la significación del Primer Congreso Evangélico, realizado en La Habana en 1929, cuyo ochenta aniversario se realizara este año, así como los diez años de la realización de la Celebración Evangélica Nacional Cubana, acontecimientos de gran importancia en la historia del evangelismo en Cuba.

El Reverendo Reinerio Arce, rector del Seminario Teológico Interdenominacional de Matanzas, de la Iglesia Presbiteriana Reformada, anunció que la conmemoración del Congreso Evangélico tendrá dos momentos: un seminario de estudio para analizar la significación del Congreso, al que se espera asistan historiadores de la Iglesia de varios países latinoamericanos, pero también líderes de Iglesia de los Estados Unidos y otros continentes, así como habrá un acto público en La Habana en un teatro. Ambas actividades se proponen responder, señaló Arce, a la pregunta: ¿Qué papel jugaron entonces las iglesias evangélicas en Latinoamérica en 1929?, ¿Qué papel juegan hoy las iglesias evangélicas en Latinoamérica? , ¿Cual es el sentido de la misión y la evangelización cristiana en el momento actual?

Se espera que en el acto de clausura del aniversario del Congreso Evangélico de La Habana predique el obispo metodista argentino Federico Pagura.

Por su parte el pastor Raúl Suarez, de la Fraternidad Bautista de Cuba, encargado de las relaciones ecuménicas en la actual directiva del CIC, se refirió a la importancia del Decimo Aniversario de la Celebración Evangélica Cubana, organizada por el Consejo de Iglesias de Cuba, así como a la credibilidad de esta institución y del movimiento ecuménico cubano.

“Esta credibilidad fue lograda -dijo- por varias razones: porque desde 1959 y específicamente a partir de 1961, el Consejo de Iglesias con sus diferentes nombres fue el interlocutor, por una parte, de nuestras iglesias evangélicas y el estado y posteriormente el Partido. Gracias a esta institución se logró desde el principio establecer un diálogo con las autoridades cubanas, representando las mejoras tradiciones de nuestras diversas denominaciones e ir discutiendo los diversos problemas que engendraba naturalmente el encuentro por una parte nuestras iglesias, nuestra fe, nuestra vocación a Dios, los intereses en los valores del Reino de Dios, y el estado socialista naciente”.

alc