Católicos expulsan a indígenas evangélicos en Hidalgo

Expulsan 30 indígenas, entre ellas algunos niños, de la comunidad Los Parajes, en el municipio de Huejutla, tras negarse a firmar una minuta en la que se comprometían a cambiar al catolicismo

  • Persecuciones    
  • 16 jul 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

Católicos de la comunidad de Los Parajes en el municipio de Huejutla Hidalgo, “desterraron” a seis familias por profesar la religión evangélica. En total 30 indígenas fueron expulsados, al negarse a firmar una minuta en la que se comprometían a cambiar al catolicismo.

Los pobladores de ese lugar mantenían desde hace varios meses un fuerte acoso en contra de las familias evangélicas, sin embargo el conflicto se recrudeció al ingresar de manera violenta unos 100 campesinos a los domicilios particulares de los evangélicos.

Tras reunirlos en la plaza principal, los pretendían obligar a firmar un documento en el que renunciaban a profesar la fe evangélica.

La negativa de estos pobladores provocó que entre insultos y algunos golpes fueran desterradas 30 personas, entre ellas algunos niños. María Cristina Hernández relató que un grupo de personas encabezadas por el delegado Enedino Luna y el comisariado ejidal, Gaudencio Hernández, ingresaron violentamente a sus domicilios y al negarse a acatar sus disposiciones fueron agredidos.

Tras la expulsión, los indígenas han cerrado los tres accesos a la comunidad y se mantienen bajo vigilancia, con machetes y palos.

En tanto los evangélicos se refugiaron primero en el DIF municipal de Huejutla y posteriormente fueron canalizados a la escuela Benito Juárez de Huejutla, la cual se mantiene como albergue para los desplazados.

Por su parte el agente del Ministerio Público, Alejandro Barrios, dio a conocer que se han levantado cuatro averiguaciones previas, bajo la causa 52-547/2009, por los delitos de allanamiento de morada, daño en propiedad y lesiones. Precisó que al intentar ingresar a la comunidad para investigar los hechos, le fue negado el paso.

Cabe resaltar que a los evangélicos no sólo se les obligó a abandonar la comunidad, sino también fueron amenazados con arrebatarles sus propiedades, como viviendas, animales de corral y sus parcelas.