nav
Jueves 14 de Diciembre de 2017

Conflicto árabe-israelí provoca éxodo de cristianos en Oriente Medio

Los cristianos de Oriente Medio además del sometimiento a reducidos espacios de libertad de culto por los estados-religión, también tienen que soportar los peligros de la guerra árabe-israelí

  • Persecuciones    
  • 18 oct 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

Cualquier ocasión es propicia para un “choque destructivo entre el Oriente árabe musulmán y el Occidente cristiano”. Así lo advirtió el Patriarca de Antioquía de los Greco-Melquitas, Gregorios III Laham, en el Sínodo de Obispos para Oriente Medio que se celebra en el Vaticano.

El Arzobispo de Damasco y jefe de esa iglesia oriental bajo la cobertura de Roma, Gregorios III Laham, denunció que la presencia cristiana en el mundo árabe esta amenazada por las guerras que se desarrollan en la región, cuna del cristianismo, lo que hace suponer un inminente abandono masivo de cristianos.

La causa principal, según el patriarca, es el conflicto árabe-israelí, que ha propiciado, según precisó, los movimientos integristas, Hamás e Hizbollah. La emigración de cristianos, puede propiciar una sociedad árabe monocolor, “únicamente musulmana, frente a una sociedad europea llamada cristiana” declaró ante el sínodo Gregorios III Laham.

“Si esto ocurriera y Oriente se vaciara de sus cristianos, ello significaría que cualquier ocasión será propicia para un nuevo choque de culturas, de civilizaciones e incluso de religiones, un choque destructivo entre el Oriente árabe musulmán y el Occidente cristiano”, afirmó.

Asimismo aseguró que proponer al Islam como única o principal fuente de legislación es un obstáculo para la igualdad de los ciudadanos ante la ley.

Gregorios III, hizo un llamamiento a los cristianos a que se queden en la tierra donde nació, vivió y murió Cristo y abogó por una separación entre Iglesia y Estado, entre identidad árabe, democracia, nación árabe o nación musulmana. Y agregó que el papel de los cristianos es crear una atmósfera de confianza entre Occidente y el mundo musulmán para trabajar por un nuevo Oriente Medio sin guerra.

En esta tercera jornada de sínodo, que se prolongará hasta el 24 de octubre y al que asisten 185 obispos, también intervino el cardenal John Patrick Foley, gran maestro de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén, quien manifestó que cuanto más tiempo pase más difícil será encontrar una paz duradera y solucionar el conflicto àrabe-israelí.

Foley subrayó que la creación de asentamientos israelíes hace cada vez “más difícil” la construcción de un Estado palestino “factible e integral”.

Sobre el particular, el secretario general del comité para el diálogo Islam-Cristianismo, Harés Chebab, aseguró que el éxodo de cristianos, que en las últimas décadas se ha cuadruplicado, no puede atribuirse a motivos económicos, ya que entonces -subrayó- toda la región se habría despoblado.

“Es evidente que la discriminación, la persecución en ciertos lugares, el miedo en otro, la falta de libertad y la desigualdad de derechos están en la base de ese movimiento”, manifestó Chebab durante su intervención.

Por su parte el Patriarca de Jerusalén de los Latinos, Fouad Twal, dijo que la comunidad cristiana de Tierra Santa, a la que llamó “Iglesia del calvario”, sufre a causa de la violencia y la inestabilidad e instó a los cristianos de todo el mundo a visitarla y ayudarla para que no se convierta en un “museo al aire libre”.

El problema de la emigración sólo se solucionará cuando se resuelva el conflicto árabe-israelí y se mostró a favor de que Jerusalén sea una ciudad abierta, de las tres religiones monoteístas, indico por su parte el obispo de Reikiavik, Pierre Burcher, quien participa en el sinodo.

Los palestinos cristianos tienen un alto porcentaje de emigración comparados con los palestinos musulmanes. Los árabes cristianos en Cisjordania y en la Franja de Gaza se redujeron de un veinte por ciento de la población en la Segunda Guerra Mundial a menos del 1.7 por ciento en la actualidad.

Decenas de miles han abandonado sus sitios sagrados y su ancestral propiedad para vivir en el exterior.

En cambio, la población cristiana evangélica de Israel ha crecido en términos reales desde 34 mil en 1948 a 130 mil aproximadamente en 2005. En Israel los cristianos árabes suman 123 mil almas en tanto que los cristianos no árabes suman 29 mil. Los cristianos católicos específicamente constituían el 3.8 por ciento de la población, en 1980; mientras que en 2008 eran solamente 1.82 por ciento según la agencia Efe.

Todos los obispos que participan en la jornada abogaron por la necesidad de que los cristianos, que apenas son el 1,6 por ciento de la población, se queden allí en Oriente Medio y subrayaron que están llamados a trabajar por la paz y la reconciliación.